Los pequeños jugadores se han lanzado con todo a la bolsa local, mientras que los institucionales prefieren hacer una pausa.

Slide

Varios gestores experimentados lo repiten como un mantra: cuando el pequeño inversionista, o inversor retail entra en la bolsa en masa, es porque es hora de empezar a vender.  Algunos estrategas han notado que algo de eso puede estarse dando, a la luz del comportamiento que han tenido los distintos tipos de inversionistas en la bolsa chilena en los últimos meses. Considere el dato de octubre, en que los fondos mutuos compraron acciones nacionales por casi US$285 millones, el mayor monto mensual en la historia. Se trata de un dato relevante, pues las decisiones de inversión de los fondos mutuos reflejan las preferencias de los pequeños y medianos inversores que usan estos instrumentos para exponerse a distintos mercados.

Los fondos mutuos no son los únicos que reflejan esta tendencia retail. También se ha dado en las AFP: este viernes se supo que el fondo A de las administradoras de pensiones, el que más invierte en acciones, recibió un saldo neto de 45.000 cotizantes que abandonaron las alternativas más conservadoras de las AFP. La gran masa de afiliados que se está sumando al Fondo A sigue a los buenos resultados resultados que han tenido los mercados bursátiles más relevantes para los fondos de pensiones, como el chileno, que pesa en torno al 14% de la cartera del fondo, y el de EE.UU., que pesa cerca de 15%.

Este movimiento ha sido contrario al visto entre inversores institucionales que son de alta relevancia en la bolsa local. Durante octubre, las AFP desinvirtieron casi US$ 200 millones en la plaza nacional. Otros iniciaron su retirada antes: en septiembre, los inversionistas extranjeros vendieron US$ 26 millones en papeles nacionales, según cifras del Banco Central, dato al que se sumaron US$ 47 millones vendidos en ADR de empresas locales transados fuera del país.

De esta manera, los grandes fondos extranjeros anotaron su segundo mes de desinversiones en la bolsa local y cuatro meses consecutivos de ventas de ADR, en los que suman desinversiones por más de US$ 360 millones. “Cuando llega el inversionista retail en masa a la bolsa es porque es evidente que el mercado está caro”, dice Alejandro Rubinstein, gestor en Latam Wealth.

“Desde un tiempo a la fecha hemos leído que los analistas extranjeros han indicado que el mercado de renta variable local estaría sobre valorado o caro al ser comparado con otros mercados emergentes o latinoamericanos”, dice Arturo Curtze, analista senior en Alfredo Cruz y Cia. “Sin embargo, los analistas locales nos indican que, si bien el mercado no está barato, podría seguir subiendo en el corto plazo, o que para el 2018 podríamos ver el IPSA por sobre los 6.000 puntos”.

El analista apuesta por la primera mirada. Dice que la valorización del IPSA, medida a través del múltiplo Precio/Utilidad esperada de los últimos 10 años, se encuentra en un nivel de +/- 21 veces, siendo la valorización promedio o de equilibrio del mercado local un múltiplo de +/-17,50 veces.

“Este nivel de valorización del mercado local corresponde a los máximos alcanzados en los últimos 10 años, no existiendo registros superiores, puesto que cuando el mercado ha alcanzado este nivel de múltiplo, típicamente se produce una toma de utilidades cuyo objetivo es ajustar el múltiplo a niveles más razonables”, señala.

La información de los flujos descritos se dio a conocer justo al cierre de esta semana: este viernes, el IPSA acumuló su cuarta sesión consecutiva a la baja y marcó su peor semana de todo 2017, al registrar una pérdida de -1,66%. Una tendencia que es acompañada por otros mercados: Estados Unidos, dos de los principales índices de Wall Street cerraron con retrocesos en el conjunto de días por primera vez en nueve semanas, en medio de la inquietud por el éxito del plan tributario de Donald Trump.

Fuente: Resultado de imagen para mercurio inversiones



 

“Los objetivos deben ser progresivos, medibles y periódicos: producción, facturación, rentabilidad, rendimiento, eficiencia, crecimiento, calidad…”

 

firmás más competitivas

 

Wilfredo Murillo T.

En los últimos años —y con mayor notoriedad en estos 12 últimos meses— han llegado a Perú, y en general en Latam, muchas firmas de abogados internacionales, ya sea bajo esquemas de alianzas, asociaciones, fusiones o absorciones.

Si hacemos una revisión histórica de los movimientos en el sector legal peruano, que han tenido mayor visibilidad, llegamos al siguiente listado:

– enero 2014: Ontier llega a Perú de la mano Vicente Ugarte Del Pino
– abril 2014: Garrigues abre despacho propio en Perú
– enero 2016: Ferrero y Delmar Ugarte se fusionan con Phillipi, Prietocarrizosa & Uría
– diciembre 2016: Torres Carpio Portocarrero & Richter se asocia DAC Beachcroft
– enero 2017: Grau Abogados se integra a CMS
– marzo 2017: Pizarro Botto & Escobar se suma a DLA Piper
– mayo 2017: Gallo Barrios Pickman se integra a Dentons
– mayo 2017: DS Avocats ingresa a Perú

Pero no debemos dejar de lado aquellas integraciones o fusiones que se han venido realizando a nivel de firmas locales desde hace 1 año:

– octubre 2016: Lazo De Romaña se fusiona con CMB Abogados
– octubre 2017: Miranda & Amado absorbe Priori & Carillo

Si bien aún hay arribos del viejo continente que están próximos a concretarse y también hemos podido observar exploraciones del mercado anglosajon, ya las firmas originarias de la región están viendo reducir su cuota de mercado por la llegada de firmas internacionales.

En sentido, hoy más que nunca los despachos han de trabajar en ser más competitivos, entendiendo competitividad como la capacidad de generar la mayor satisfacción de los consumidores fijando un precio o la capacidad de poder ofrecer un menor precio, fijada una cierta calidad.

Concebida de esta manera, se asume que las empresas más competitivas podrán asumir una mayor cuota de mercado a expensas de empresas menos competitivas, si no existen deficiencias de mercado que lo impidan.

Si trasladamos este concepto al sector legal, una firma de abogados es más competitiva en la medida que el cliente está satisfecho por la relación que existe entre la calidad del servicio y el precio (se aplica tanto para firmas boutiques como para las full services, con abogados altamente especializados), pues dicho en las palabras de Alfonso Everlet, socio y director de comunicaciones de Gericó Associates, en nuestro sector o compites por diferenciación o compites por precio, y la menos recomendable es la segunda forma, porque siempre habrá alguien más barato.

En palabras de Ferraz Martínez: “Una empresa es competitiva si es capaz de formular y aplicar estrategias que la lleven a una posición de mercado sostenida o ampliada en el segmento de la industria donde opera.”

Es a nuestro entender, que las estrategias —donde entran el marketing, la comunicación y el desarrollo de negocio—, las capacidades —el back office o gestión— y el desempeño de una firma de abogados deben ser coherentes también con los estándares de competencia prevalecidos en el sector legal.

En principio, la gráfica nos indica que en la medida que aumentemos el OUTPUT y hagamos reducción en el INPUT tendremos un indicador de competitividad siempre alto. Creo que no es novedad que muchas firmas de abogados se han enfocado en incrementar la parte operativa del servicio (el trabajo de los abogados), no necesariamente buscando una reducción de costo, dejando de invetir en otros aspectos de la operatividad que pudieran generar mayores eficiencias.

Algunas acciones concretas que debemos hacer para incrementar el OUTPUT en el sector legal:
– Tener un planeamiento estrategico integral: parte por definir la visión macro del negocio, integrando la elaboración y control de un presupuesto, desarrollando un posicionamiento de marca y los elementos diferenciales de la firma, y trabajando en un plan de comunicación que refuerce los objetivos que se han trazado.
– Los objetivos deben ser progresivos, medibles y periódicos: producción, facturación, rentabilidad, rendimiento, eficiencia, crecimiento, calidad, otros.
– Elaborando planes de desarrollo de negocio por área de práctica.
– Buscando posiciónarse y trabajando sobre nuevos nichos de mercados.
– Encontrando, desarrollando y exponiendo tus elementos diferenciadores.

Por otro lado, trabajamos en el INPUT de la siguiente manera:
– Profesionalizando la gestión, por ejemplo, contratando un administrador o gerente o un outsorcing.
– Invirtiendo en tecnología y automatizando procesos: siempre busca soluciones ad hoc y personalizables a la firma.
– Digitalizando la documentación y trabajando en la nube.
– Siendo estratégico con el gasto corriente: ten un buen gestor financiero.
– Externalizando procesos o actividades que no sean parte del core business de la firma.

Pues bien, luego de una revisión sobre la competitividad de tu oficina, mira si tu indicador OUTPUT/INPUT es mayor o igual a 1. Posterior a ello, desarrolla un plan que permita a tu firma estar preparada para los nuevos niveles de exigencia de un mercado que viene evolucionando vertiginosamente.

Son nuevos tiempos, debemos ser nuevas firmas, debemos ser firmas más competitivas.

 
* Wilfredo M. Murillo Tapia es consultor en management & marketing en el sector legal, socio | Perú Gericó Associates y director | Xtrategia Group.

Fuente:  

 

Este 30 de noviembre es la inauguración del curso, que comienza en marzo de 2018. Revisa el programa, que es de lo más variado y novedoso que puedes encontrar en la oferta universitaria de la región.

 

Sofía Martin

Suele ocurrir que exista una inquietud en el ambiente, compartida por muchos, pero donde son pocos los que toman acciones al respecto. Suelen ser los visionarios y atrevidos los que llevan la delantera, a veces tanto, que el público no está maduro para aceptar esas ideas, bienes o servicios.

Pero por suerte parece no ser éste el caso. Adolfo Silva, profesor de la Universidad Católica de Valparaíso persiguió la idea de un diplomado internacional, accesible a abogados de toda la región, presencialmente y vía streaming, que abordara los temas que una gran parte de los abogados de mayor edad, académicos o que ejercen la profesión, considera innecesario: el tan famoso Legal Management (o Legal Project Management) y todos los conocimientos anexos que lo complementan y que hacen al abogado un profesional más completo.

Thomson Reuters, la editorial y prestadora de servicios de tecnologías de la información para abogados canadiense, era otro de los actores del mercado que tenía la misma inquietud.

Probablemente motivados por distintos objetivos, estas dos instituciones analizaron nuestra realidad y constataron que el entorno en que se desenvuelven los abogados hoy dista bastante del ejercicio tradicional “y podría decirse, estático”.

Tanto abogados experimentados como aquellos que recién comienzan en su vida profesional, ven muchas veces con asombro, que las habilidades y capacidades que les enseñaron en sus respectivas escuelas de Derecho no siempre corresponden con lo que el destinatario -hoy consumidor de servicios jurídicos- espera poder encontrar, dicen desde la organización del diplomado.

Se trata de un “escenario a veces incierto, en donde la práctica del ejercicio profesional termina chocando tanto con la fuerza de las ideas puramente académicas como con la resistencia férrea de aquella línea más conservadora de la abogacía que se niega a reconocer o aceptar que definitivamente nos encontramos frente a una nueva realidad, distinta de aquella que nos enseñaron nuestros maestros herederos de una codificación centenaria”.

La organización y estructuras en que aún nos movemos estuvieron pensadas más bien para un mercado legal exclusivamente presencial de un grupo pequeño de abogados, y no para una realidad masiva y cada vez más virtual como la conocemos hoy, explican.

El diploma busca entregar conocimientos de otras disciplinas, que complementen lo jurídico. Surge así un programa que aborda:
– la administración y gestión de proyectos legales (legal project management)
– el manejo adecuado de los recursos humanos para el ámbito legal
– el uso eficiente de tecnología, big data y robótica aplicada al ejercicio de la abogacía
– la entrega de herramientas prácticas para mejorar la venta y, en general, la forma en que los servicios legales deben ser ofrecidos y prestados
– la adquisición de habilidades blandas o sociales (soft skills) para el mercado legal
– la gestión de riesgos y la resolución alternativa de conflictos bajo un contexto marcado por los distintos grupos de interés
– los alcances de la innovación aplicada en el ámbito jurídico
– el manejo de los medios de comunicación social
– una adecuada administración de la gestión del conocimiento

A quiénes se recomienda tomarlo

Si bien cualquier abogado puede estudiar estos tópicos, los organizadores dicen que es especialmente recomendable para gerentes legales de Latinoamérica y sus equipos de trabajo, sin importar si son in house o contratados externamente a firmas.

Eso sí, los alumnos deberían tener cierto espíritu crítico y abierto a la innovación.

¿Un bonus track adicional a los conocimientos y habilidades prometidas? El fortalecimiento de las redes de contacto regionales. Nada despreciable.

Este 30 de noviembre es el lanzamiento oficial del curso –certificado ya por el International Institute of Legal Project Management– y su inicio está previsto para el mes de marzo de 2018. La invitación es entre las 8.30 y las 11.30, en el CEA de la universidad, en Santiago.

Legal Management: el cuerpo académico

Serán los encargados de las distintas materias que se abordarán Anna Marra, Rafael Mery, Adolfo Silva, Ángela Toso, Andrés Jara, Heidi Brokordt, Marcelo Montero, entre otros profesionales de alta especialización.

FUENTE: 

 

¿Quieres conocer en qué contexto te desarrollarás como profesional? Es importante que comencemos a procesar información sobre el sector jurídico en la región. Anímate y responde este breve cuestionario.

 

Están pasando cosas en el mercado legal latinoamericano y quedan muchísimas aún por pasar.

Basta ver cómo se han desarrollado en España los servicios de management de firmas y de los casos y causas que éstas atienden. Y si miramos la realidad en países como Estados Unidos, Reino Unido, Australia y Canadá veremos que llevan mucho camino recorrido.

Aventurándonos un poco, en América latina quizás estamos más cercanos al continuo movimiento que se observa en Francia desde hace un par de años.

En este contexto, Xtrategia GroupGericó AssociatesTimeManager e Idealex.press decidimos generar una serie de breves encuestas mensuales, que nos permitirán ir conociendo la realidad del sector legal de primera mano.

Desde Perú, el propulsor de esta iniciativa regional es Wilfredo Murillo —socio en Perú de Gericó Associates y Director en Xtrategia Group—, dedicado full time a los servicios de management y marketing especializado, factores que inciden fuertemente en un mejor desempeño en este mercado, día a día más competitivo. Ya no basta con hacer las cosas como siempre se hicieron.

Alfonso Everlet es socio y director de comunicaciones de Gericó Associates, consultora española de marketing jurídico y comunicación legal que apoya a firmas de Europa y Latinoamérica. Observamos que el sector legal en la región evoluciona a una velocidad vertiginosa y que es cada vez más sofisticado y complejo, explica, mientras pone de relieve lo que tantas veces hemos dicho en este medio: la ausencia de información sistematizada y actual sobre nuestro mercado legal.

Desde otra perspectiva, Sergio León, socio del TimeManager, con experiencia implantando software y haciendo consultoría en firmas legales en Latam, desde México hasta Argentina. Para él, existe una gran oportunidad de mejora en adopción de buenas prácticas y un excelente paso para optimizar la operación de los estudios de abogados es conociendo nuestra realidad desde la misma fuente.

“Colaborar con esta encuesta es apostar por el futuro del sector legal en la región”, dice Everlet. Yo estoy de acuerdo.

IR A RESPONDER LA ENCUESTA

Fuente: 

Abocados a temas familiares, negocios personales en Chile y el exterior, desempeñándose en directorios de empresas del grupo Matte o realizando asesorías a terceros. Es el rumbo que han seguido ex ejecutivos o altos directivos que directa o indirectamente estuvieron involucrados en el caso.

Los protagonistas, a dos años de la colusión del papel

 

Esta semana se cumplieron dos años desde que estalló uno de los casos de colusión más emblemáticos y con más consecuencias en la historia empresarial chilena.La familia Matte, el clan más tradicional e influyente en la esfera económica y social del país, se vio enfrentada a un escándalo mediático y reputacional que hasta el día de hoy sigue teniendo repercusiones. El 28 de octubre de 2015, la Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó un requerimiento ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) donde acusó a CMPC, el brazo forestal de la familia Matte, y a SCA Chile (ex Pisa, ligada a Gabriel Ruiz-Tagle), de mantener un cartel entre 2000 y 2011 para fijar precios y cuotas en el mercado de productos de papel tissue. CMPC había reconocido la colusión, acogiéndose a la figura de la delación compensada. En marzo de este año, la Papelera depositó en una cuenta de BancoEstado $ 97 mil millones, unos US$ 150 millones, que serán destinados a compensar a los consumidores por los montos cobrados en exceso. Los protagonistas de la colusión están a la espera del fallo del TDLC.

La colusión generó cambios en el grupo Matte, en diversos frentes. En medio de la polémica, el 4 de diciembre de 2015, Eliodoro Matte presentó su renuncia a la presidencia del Centro de Estudios Públicos (CEP). Su continuidad al frente del CEP había comenzado a quedar en entredicho tras el requerimiento de la FNE.

El escándalo también obligó al clan Matte a realizar modificaciones profundas en la Papelera. En marzo de 2016, Eliodoro renunció a la presidencia de Empresas CMPC, y la compañía renovó casi la totalidad de su directorio. Además de los cambios al gobierno corporativo, la firma designó a nuevos ejecutivos en la primera línea, implementó procedimientos más estrictos en control interno, mayor rotación en los cargos y estableció una capacitación sistemática y permanente.

El caso también salpicó las pretensiones de Bernardo Larraín Ma-tte para liderar la Sofofa. Durante el proceso eleccionario de este año, el hoy timonel del gremio fabril fue cuestionado por pertenecer a la familia controladora de la empresa que protagonizó la colusión y por haber sido director durante algunos años de CMPC Tissue. Finalmente, esas críticas no fueron impedimento para que Larraín Matte fuera electo el 31 de mayo último.

El destino de los protagonistas Distintos rumbos han seguido ex ejecutivos de CMPC y de SCA involucrados o identificados como actores relevantes del cartel. Mientras Jorge Morel, ex gerente general de CMPC Tissue, ha estado enfocado en temas familiares, Gabriel Ruiz-Tagle lo está en sus negocios en Chile y el extranjero.

También centrado en sus emprendimientos personales está Felipe Álamos Swinburn, ex gerente comercial de CMPC Tissue, hoy dedicado de lleno a la actividad agrícola en las localidades de Cabildo y La Ligua, en la provincia de Petorca, Región de Valparaíso. Felipe Baraona Undurraga, por su parte, ex gerente general de Pisa y a quien CMPC acusó en su delación compensada de ser una de las contrapartes en la colusión, en abril de este año ingresó al directorio de la multitienda La Polar. En tanto, María Cecilia Häberle, ex gerenta comercial de CMPC Tissue entre 1989 y 2005, desde enero de este año y hasta la actualidad se desempeña como asesora comercial de Olisur, la productora y exportadora de aceite de oliva.

Eliodoro Matte
Dejó la presidencia del CEP y CMPC. Bajo su mandato, el directorio decidió autodenunciarse, en 2015 pidió perdón por lo ocurrido y aseguró haber sido engañado.

El 4 de diciembre de 2015 y tras 28 años al mando, Eliodoro Matte Larraín dejó de ser la cara visible del Centro de Estudios Públicos (CEP). Pero no se alejó del todo del think tank y mantuvo su lugar y su influencia en el consejo directivo del centro de pensamiento privado. Tal como lo declaró cuando dimitió a la presidencia del CEP, Matte sigue interesado en ciertos temas vinculados a las políticas públicas. Por eso, hace un año y medio está trabajando en la Comisión de Modernización del Estado, integrada por un grupo transversal compuesto por 29 personas de distintos espectros políticos, entre las cuales se encuentran José Pablo Arellano, Carlos Williamson, Soledad Arellano y Alejandro Ferreiro, entre otros. El ex presidente de Empresas CMPC -cargo al que renunció en marzo de 2016- también está dedicado a su family office, Inversiones Porto Seguro, que dirige su hijo mayor, Eliodoro. A las oficinas ubicadas en el sector de El Golf, en Las Condes, el empresario acude casi a diario. El patriarca de los Matte Capdevila tampoco ha descuidado los negocios que mantiene con sus hermanos Patricia y Bernardo. Eliodoro integra el directorio de Forestal O’Higgins, la sociedad holding que se ha convertido en la matriz del grupo. Desde ahí, los tres hermanos Matte Larraín participan en Minera Valparaíso, desde donde controlan, a través de distintas sociedades, Bicecorp, Colbún, Puerto Lirquén, CMPC y Entel, entre otras empresas. Eliodoro Matte, dicen cercanos al empresario, también está muy dedicado a su familia. Mencionan que hace un par de semanas se casó el segundo de sus hijos, Jorge, quien se convirtió en su sucesor en los directorios de las empresas y sociedades del grupo. El heredero se incorporó a las mesas directivas de Empresas CMPC -y de las filiales Celulosa, Tissue y Papeles- y de la eléctrica Colbún. Aficionado a la equitación, también participa en los directorios de Minera Valparaíso y en Porto Seguro.

Arturo Mackenna
Fue el gerente general de CMPC por 25 años y luego pasó al directorio, al cual renunció cinco días antes de que estallara el caso. Siempre ha negado vínculos con la colusión.

Arturo Mackenna (hoy de 71 años) ha sido por décadas un hombre de confianza de la familia Matte. El ex gerente general y ex director de CMPC renunció al directorio de la Papelera en octubre de 2015, cinco días antes de que estallara el caso colusión. En su delación compensada, SCA lo vinculó con el escándalo. Mackenna recuerda hoy: “Todo lo que se dijo de mí era falso. Declaré como testigo por más de 12 horas en el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia. Nunca se me imputó en lo penal. Siempre tuve la conciencia tranquila, porque yo no fui parte de eso. Lamento que la compañía se haya visto expuesta a una situación así, que provocó un daño reputacional y económico importante, porque los US$ 150 millones que pagará en compensación no es poco. Espero que este triste capítulo termine pronto”. Tras su alejamiento, en abril de 2016, Mackenna se incorporó al directorio de la eléctrica Colbún, también controlada por el Grupo Matte. Hoy, además de integrar la mesa directiva de la generadora, reparte su tiempo entre la presidencia del Consejo Superior de la Universidad Finis Terrae y el directorio de la inmobiliaria Almahue, firma de la que es socio Bice, firma también de los Matte. Aparte de sus actividades profesionales, Mackenna cuenta que “ahora estoy disfrutando de la vida. Estoy tranquilo. No quiero más vértigo”. Menciona que por estos días está concluyendo la construcción de una casa en la isla Lemuy, en el archipiélago de Chiloé, y comenzando la edificación de otra en Zapallar. También destina tiempo a su hobby preferido, jugar golf, deporte que suele practicar en el Club Las Lomas de La Dehesa y en Las Brisas de Santo Domingo. Mackenna comenta que también disfruta de su numerosa familia: seis hijos y 16 nietos. “Una hija se radicó hace poco en Sydney, Australia, por lo que planeo ir a visitarla en los próximos meses”, señala el ex gerente y director de CMPC.

Gabriel Ruiz-Tagle
El ex controlador de Pisa fue vinculado directamente por la Fiscalía Nacional Económica a la colusión, pese a que él lo ha negado públicamente.

Gabriel Ruiz-Tagle (63 años) fundó en la década de los 80 Papeles Industriales (Pisa). En 2003, la firma fue adquirida en un 50% por la transnacional sueca SCA, que en 2012 compró el 50% restante. Según la investigación de la Fiscalía Nacional Económica, Ruiz-Tagle fue uno de los ideólogos de la confabulación en el mercado del papel tissue, pues habría acordado en 2000 el aumento de precios de los productos del rubro junto al entonces gerente general de CMPC Tissue Jorge Morel. Ruiz-Tagle -ex ministro del Deporte en el gobierno de Sebastián Piñera y ex presidente de Blanco y Negro- hoy dedica parte de su tiempo al Parque Futangue, en la comuna de Lago Ranco, Región de Los Ríos, propiedad que suma unas 14.000 hectáreas de superficie, que compró de a poco a partir de 1996. En paralelo, el empresario está enfocado en Triple I, el family office que maneja su patrimonio personal, el que se calcula supera actualmente los US$ 250 millones. En las oficinas ubicadas en el barrio San Damián, en la comuna de Las Condes, el empresario trabaja junto a sus hijos Gabriel y Matías. Con esa sociedad, Ruiz-Tagle ha invertido en Chile en el rubro inmobiliario principalmente, pero este año también ha explorado la posibilidad de ingresar a otros mercados. El ex dueño de Pisa está interesado en la adquisición del grupo papelero vasco CEL. La empresa -donde el gobierno vasco a través de un fondo tiene un 40% de las acciones- atraviesa por serios problemas financieros y está en un proceso de venta. Ruiz-Tagle y parte de su equipo asesor han viajado en dos oportunidades hasta Bilbao para visitar las plantas ubicadas en las localidades de Zalla, Güeñes y Artziniega, y reunirse con la plana ejecutiva de la compañía y los representantes de los trabajadores. Hasta ahora, continúan las negociaciones, aunque fuentes cercanas dicen que las tratativas están bien encaminadas y que el empresario chileno tiene buena chance. La firma chilena compite con otros interesados, entre ellos, un fondo portugués y una firma italiana.

Jorge Morel
Ex gerente de CMPC Tissue, la filial que participó de la colusión, fue sindicado por la firma, a través de su delación compensada, como quien el año 2000 comenzó a reunirse con Pisa.

Tras su salida de CMPC, el 1 de agosto de 2014 -14 meses antes de que se destapara el caso-, Jorge Morel intentó insertarse en el mundo de los negocios como director de empresas. De hecho, se inscribió en el registro de directores de las AFP y Habitat lo presentó como candidato a Embonor.Pero todo cambió el 28 de octubre de 2015. A partir de ese momento se recluyó en una oficina del estudio Grasty Quintana Majlis, para preparar su defensa y reconstruir la historia de CMPC en los años de colusión. Fueron 365 días exactos en que convivió con la amenaza de que la arista penal del caso avanzara.La pesadilla terminó el 28 de octubre de 2016, cuando el Juzgado de Puente Alto cerró el caso, luego de que el Ministerio Público presentara el desistimiento formal de la causa.Cercanos a Morel señalan que como la preparación de su defensa ocupó gran parte de su tiempo, no le dejó espacio para rehacer su vida profesional o involucrarse en algún negocio.Agregan que ha estado planificando iniciativas o negocios de muy bajo perfil, de alguna manera administrando sus inversiones, pero principalmente preocupado de asuntos familiares relacionados con la salud de su mujer.Comentan que una vez que se destapó la colusión del papel tissue, Morel organizó su vida tomando ciertas precauciones, pensando en la posibilidad de un escenario judicial más difícil de lo que finalmente fue.Cuando la arista penal se descartó, tenía la idea de realizar un negocio de carácter inmobiliario, que fue postergado por la contingencia familiar. Por esa razón, no tiene una oficina privada, sino todo lo maneja desde su casa.Amigos indican que lo ha pasado mal y no sólo por la exposición mediática que significó la colusión, “ha dicho que todo lo que pasó con el tema de la colusión no es nada frente a lo difícil que ha sido enfrentar la enfermedad de su mujer”, comentan.

Fuente: Resultado de imagen para latercera