El colapso del ese entonces cuarto mayor banco de inversión estadounidense puso en jaque el sistema financiero mundial.

SANTIAGO.- Los banqueros salían del edificio con sus cosas en cajas de cartón y fotos de corredores de Bolsa desesperados dieron la vuelta al mundo: este sábado 15 de septiembre se cumplen diez años del colapso del banco de inversiones estadounidense Lehman Brothers, que estuvo a punto de llevarse por delante toda la economía internacional.

Con cientos de millones de dólares en créditos de emergencia que salieron de los bolsillos de los contribuyentes y drásticas bajadas de las tasas de interés, los Gobiernos y bancos centrales intentaron salvar a otros bancos y frenar la caída de la coyuntura. Al final se evitó lo peor, pero el precio que se pagó por ello fue muy alto.

Fue la mayor quiebra de la historia estadounidense. En Wall Street, el Dow Jones se hundió 500 puntos, su mayor caída desde los ataques terroristas contra las Torres Gemelas en 2001.

"Lo recuerdo como un momento de mucha incertidumbre. En esa época era vicepresidente mundial de los reguladores de valores del mundo, entonces la quiebra me pilló en Amaterdam -en una reunión con el presidente del Banco Central Europeo, con directores de la Reserva Federal Norteamericana, con ministros de Hacienda, con otros reguladores- y lo que más me asombró fue ver el nivel de desconocimiento que había entre ellos, la cúpula mundial, de lo que estaba pasando y lo que más me asombró es ver, como que no lograban entender la virulencia de la situación", relata a Emol el entonces superintendente de Valores y Seguros de Chile, Guillermo Larraín.

"Después de la caída de Lheman Brothers y la consecuencia de quiebras de bancos, de corridas bancarias, etc, la verdad es que no se debía hasta dónde podía llegar esto".

"En Chile teníamos las cosas relativamente calmadas. Se cayó mucho la bolsa, pero la economía se ajustó bien: las tasas de interés largas comenzaron a caer -cosa que no ocurría en el pasado-, el tipo de cambio se depreció, el banco central intervino de manera muy oportuna y el Gobierno comenzó a hacer una política fiscal muy expansiva, la suma de lo cual evitó una recesión mayor".

El entonces ministro de Economía, Hugo Lavados, conmemora que más que nerviosismo, había incertidumbre sobre lo que iba a continuar ocurriendo y también había poca claridad por las características estructurales de nuestra economía... un país pequeño, muy abierto al exterior, con mucha exportaciones, de que eso sí iba a tener efectos.

"Lo que daba mayor tranquilidad era el colchón que significaban los ahorros disponibles en el exterior y ese colchón era el llamado anti-cíclico, que se ahorra en los tiempos buenos y se usaban en los tiempos malos. Lo que había que hacer es ver de qué forma se ocupaban esos recursos para que el impacto sobre la economía chilena fuera lo más bajo posible", sostiene Lavados.

¿Se aprendieron lecciones?

"Las grandes crisis del pasado, cada una de ellas ha dado aprendizajes importantes, entonces, de alguna manera las grandes reformas ya habían sido identificadas, pero lo que tiene esta de particular y la gran lección de esta crisis es que el mercado de valores es una fuente de crisis sistémica, cosa que no se entendía así hace 10 años atrás", sostiene Larraín.

En más, añade que "si tú miras de dónde viene la crisis, viene fundamentalmente de problemas de gobiernos corporativos e instituciones financieras, eso se parece más a un problema del mercado de valores que de política monetaria, política cambiaria. Esa es la gran lección".

Sin embargo, plantea que sumando y restando, el nivel de aprendizaje ha sido bastante bajo, al final del día es bastante limitado.

En cuanto a Chile, Larraín sostiene que "hay algunas mejoras importantes, como la creación de la creación de la Comisión del Mercado Financiero que es parte como consecuencia de la crisis, la creación del Sernac financiero puede ser un aprendizaje porque la idea de que haya alguien que se preocupe de cuidar al consumidor de productos financieros es importante; la desmutualización de la bolsa también es una aprendizaje de la crisis.

"En el ámbito macroeconómico se ratificó lo que a mí como economista me importa mucho, que fue lo deseable de que el banco central tenga una política cambiaria fiscal y que la política fiscal gana poder cuando es precedida de mucha seriedad y mucha responsabilidad. La mezcla de esas tres cosas son más o menos aprendizajes de la crisis", añade el ex presidente del BancoEstado.

Mientras que Parrado sacó en limpio una serie de lecciones tras la crisis: "Las instituciones no solo quiebran cuando son insolventes, también lo pueden hacer cuando son poco líquidas. En épocas de incertidumbre financiera, la liquidez se evapora y deja en extremo debilitadas las instituciones financieras. Esto es particularmente importante en el caso de los bancos que reciben depósitos de sus clientes para que luego a través del proceso de intermediación son prestados a empresas y familias".

Otro aspecto que destaca el ex superintendente de Bancos del anterior Gobierno es que "la regulación no es suficiente si no hay una buena supervisión... En el caso chileno, aprendimos de forma forzosa después de nuestra propia crisis bancaria de los 80s y hoy se hacen esfuerzos continuos tanto en el ámbito regulatorio como el de supervisión bancaria".

Lo que falta

Larraín sostiene que en lo regulatorio, "las mismas razones que llevaron a crear la Comisión para el Mercado Financiero, sirven para transformar las dos superintendencias (de bancos y pensiones) que quedan en comisiones. La otra cosa, es que también en esa lógica hay que revisar si queremos seguir teniendo reguladores por industrias o hay que unificarlos o tener reguladores funcionales y esa es una lección que aún no hemos aplicado".

Mientras que el ex titular de Economía dice que "probablemente todavía hay activos financieros que son bien complejos y que son difícil de regulación y supervisión".

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 



La española —experta en consultoría de desarrollo de negocios— fue invitada por la empresa de tecnología Lemontech para abordar materias relacionadas a las comunicaciones y el marketing jurídico.

Con la participación de distintos abogados del área, Marisa Méndez —Psicóloga especializada en el sector legal— abordó la relevancia de las comunicaciones y el marketing para la industria en una charla organizada por por Lemontech.

Marisa Méndez ha sido reconocida en el mundo jurídico en parte por las numerosas publicaciones que ha realizado y entre las que destaca como co-autora de las obras colectivas “Big Law in Latin America and Spain: Globalization and Adjustments in the Provision of High-End Legal Services“ (2017), “Big Law: Estudios de Abogados en Chile” (2016), “Gestión del Pro Bono en los Firmas de Abogados” (2014), entre otras.

Según señaló la expositora en su presentación, “el mercado legal chileno se ha vuelto más complejo e interesante, lo que implica que los estudios profundicen otras áreas del negocio”. También afirmó que “dominarán el mercado las firmas más ágiles en la toma de decisión y con menos complejos y miedos”.

Al finalizar el conversatorio, Fernando Leñero, CEO de Lemontech, expuso la importancia que tiene para Lemontech.  traer expertos en diferentes áreas y materias. “En el caso de Marisa Méndez, la invitamos porque su experiencia y conocimientos en marketing son de gran aporte para los estudios de abogados, sobre todo en los tiempos de hoy donde la comunicación cobra relevancia para distinguirse de la competencia. Por lo mismo la charla tuvo muy buena acogida entre nuestros clientes”, comentó.

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 

En entrevista con Reuters en el marco del Chile Day, Mario Marcel confirmó pronta alza de la TPM.

“No queremos estar detrás de la curva en relación con la inflación”, dijo el presidente del Banco Central, Mario Marcel en relación a la pronta alza que tendría la Tasa de Política Monetaria (TPM).

En entrevista con Reuters en el marco del Chile Day en Londres, el titular del ente emisor ratificó el mensaje entregado en el último Informe de Política Monetaria (Ipom) de un incremento del tipo rector, hoy en 2,5%, en los próximos meses.

Con todo, Marcel admitió la posibilidad de que, si se llegase a prolongar la incertidumbre internacional y particularmente un bajo precio del cobre, la normalización de la TPM podría ser con una gradualidad mayor.

“Cuanto antes comencemos, más gradual puede ser”, sostuvo Marcel, agregando que una caída persistente en la cotización del metal rojo (que ayer cerró en US$2,66 la libra) “ampliaría la brecha del Producto y podría generar una respuesta expansiva de la política monetaria o una extensión de la posición actual de la política monetaria”.

Respecto del alza del dólar de las última semana, el presidente del BC agregó que “el tipo de cambio es nuestro amortiguador”, frente a las turbulencias externas.

Esta lectura de un incremento de la TPM hacia fin de año fue ratificada por el consejero del BC Pablo García, quien en en el programa Hablemos en Off de Radio

Duna sostuvo que “cuando construimos las proyecciones nos dimos cuenta que el escenario que se veía para delante era uno en donde era mucho más probable que el inicio del alza de tasas sería a fines de este año”.

En ese contexto, agregó que los últimos datos de IPC e Imacec no modifican el escenario base del BC.

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 

 

Carlos Caro, presidente de la Asociación Peruana de Compliance, analiza la interrelación entre esta actividad, el desarrollo dogmático y su aplicación en el proceso penal.

 

Sofía Martin L.

Carlos Caro Coria decidió dedicarse a la práctica penal económica en 2005 y formó su propia firma, que —destaca— ha sido reconocida como boutique por Chambers. En mayo de este año fue uno de los fundadores de la Asociación Peruana de Compliance, con la finalidad de desarrollar la materia y poner a disposición de la comunidad material de soporte local.

“Es importante hacer confluir las perspectivas desde el punto de vista legal, corporativo y de las auditoras”, explica el abogado —quien es el actual presidente de la entidad—, junto con destacar la importancia que le asignan a la conversación entre lo práctico y lo científico.

“Hay mucha ciencia sobre Compliance desarrollándose en Estados Unidos y Europa, especialmente España, Italia y Alemania”, cuenta, pues lo que partió como una cuestión puramente pragmática ha ido generando producción científica.

Más que un check list

Existe un Comité consultivo, que pretenden tener operando desde octubre, cuenta Carlos Caro, con especialistas como Luis Reymond Alfaro y Laura Zúñiga Rodríguez.

Así, desde la Asociación intentan entregar herramientas que logren ser un aporte desde ambos mundos: la abstracción y la práctica. “Interpretan al compliance como un check list, pero es mucho más”, asegura este abogado que tiene un doctorado en derecho penal de la Universidad de Salamanca y, cuenta, ha hecho estudios posdoctorales en el Instituto Max Plank en Friburgo.

Entre los ejemplos de temas a analizar están el valor de contar con un buen sistema de compliance en un proceso penal. ¿Existe responsabilidad, excluye culpabilidad? ¿Cuál es el rol del software de cumplimiento? Desde el punto de vista procesal, ¿quién tiene la carga de la prueba? ¿basta la prueba indiciaria? ¿se requieren documentos o también testimonios?

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 

"El establecimiento de un programa de cumplimiento en materia de libre competencia debiese pasar a constituirse en una necesidad para todo agente económico requerido y de seguro condenado por parte de la autoridad".

Adolfo Silva

La aplicación de las diferentes medidas relativas al denominado cumplimiento normativo o compliance, son desde el punto de vista organizacional, una suerte de respuesta cultural a la realidad de cada empresa en particular. Por el mismo motivo, todo aquello que envuelve al compliance como asimismo los cambios que éste pueda generar como efecto en su aplicación, deben necesariamente  considerar una serie de distintos niveles de intervención, que van desde el establecimiento de decálogos, manuales, y/o códigos de conductas de la organización, hasta la inclusión de cláusulas obligatorias para los contratos de ejecutivos in house y/o terceros proveedores externos a la compañía. Tratándose del derecho de la libre competencia, esta suma de cambios encuentra un campo fértil y útil, orientado a poder asegurar tanto un adecuado cumplimiento-estrictamente normativo, como asimismo un debido aseguramiento de una cultura preventiva y competitiva de los agentes económicos.

Con todo, parece necesario recordar que el origen y sentido del compliance descansa en los valores de la respectiva organización, y por la misma razón, la existencia de un real cumplimiento normativo viene a ser una consecuencia de querer hacer lo correcto porque se entiende que es lo necesario que se debe hacer, más que actuar por el simple temor a una posterior sanción derivada del incumplimiento. En dicho sentido, se debe ser cuidadoso a objeto de que el remedio sea eficaz para hacer frente a la enfermedad. De ahí también, que lo ideal para contar con un buen programa de cumplimiento es que éste se pueda construir e implementar ex antey desde la mirada de una adecuada gobernanza corporativa, esto es, conteste con una congruencia ética en el actuar de cada uno de los miembros que conforman la respectiva organización.

Adolfo Silva Walbaum

Sin perjuicio de lo anterior, no se debe olvidar que, junto a los riesgos propiamente anti competitivos, existe otro riesgo adicional de naturaleza reputacional, el cual tampoco debiese dejar de ser atendido. Lo anterior, especialmente si se considera que su inadecuado manejo puede traer aparejado una serie de efectos que incluso pueden llegar a ser considerados como más perjudiciales a los puramente ligados con el derecho de la competencia, en tanto envuelven una pérdida de confianza por parte de los diversos grupos de interés, tales como lo son los consumidores, trabajadores, accionistas y/o la comunidad en general.

Bajo dicho supuesto, vale la pena comentar los efectos que puede traer aparejado para el compliance, la aplicación de una delación compensada, tal como ocurrió respecto a la eximición de la cual fue beneficiaria CMPC Tissue S.A, y en cuya virtud, se transformó en acreedora del beneficio establecido en el artículo 39 bis del D.L. Nº 211, toda vez que no se acreditó que coaccionó a SCA Chile S.A. para participar en el acuerdo. Lo anterior resulta especialmente interesante si consideramos que el objetivo del compliance es promover la existencia de una cultura competitiva, eficiente, e idealmente voluntaria, que sea un fiel reflejo de la misión y visión de la respectiva compañía. En otras palabras, la aplicación de una medida como la delación compensada si bien es cierto que puede resultar efectiva para la detección de cárteles, bajo la lógica del compliance en cambio, no presenta las mismas ventajas, en tanto lleva envuelto el reconocimiento de responsabilidad para la búsqueda de un beneficio, pero sin que se logre asegurar la existencia de una verdadera cultura pro competitiva.

Por la misma razón, es que el establecimiento de un programa de cumplimiento en materia de libre competencia debiese pasar a constituirse en una necesidad para todo agente económico requerido y de seguro condenado por parte de la autoridad, pero especialmente, cuando se trate de alguna de las hipótesis establecidas en la letra a) del artículo 3° del DL 211.

A partir de este punto, surge también el desafío para las agencias de competencia, y en particular para la Fiscalía Nacional Económica en el caso chileno, en orden a tener que brindar efectivamente un adecuado resguardo y confidencialidad a lo largo de todas las fases de investigación, pero sin dejar de considerar al mismo tiempo, que las medidas sugeridas aplicables al caso concreto, no inhiban los comportamientos comerciales legítimos de la respectiva  organización u empresas sometida a estudio, según cual sea su respectivo tamaño y volumen.

*La presente columna recoge las principales conclusiones de la ponencia presentada en las IX Jornadas Nacionales de Derecho Comercial, efectuadas los días jueves 6 y viernes 7 de septiembre de 2018 en la Universidad Católica del Norte, sede Coquimbo.

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/