Joshua Browder fundó en 2015 DoNotPay, una app que permitía a sus usuarios librarse de las multas de estacionamiento. Tres años más tarde, el ingeniero en software de apenas 21 años, volvió a lanzar la plataforma: 15 nuevos productos pretenden ayudar a ciudadanos comunes a resolver problemas jurídicos, sin necesidad de contar con un abogado.

 

Josefa Soto

 

Joshua Browder, Linkedin

Lo único que podían hacer los habitantes del estado de California en Estados Unidos, era esperar. Esperar en una de esas filas que cansan, agobian y parecen interminables. Horas de espera para pedir una cita con el Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV). Problemas de software, acumulación de clientes y la renovación de tarjetas de identificación por parte del gobierno federal, fueron parte de las excusas. Por la razón que fuera, los conductores de California tenían problemas para renovar sus licencias.
 

 

Desde un lado del teléfono hay un chatbot. Desde el otro lado también hay un chatbot. Uno está programado por el DMV y el otro por DoNotPay, una aplicación que, dentro de otros servicios, permite a sus usuarios agendar horas sin tener que hacer esas largas filas. Según su creador, Joshua Browder, esta especie de robot se comunica alrededor de 400 veces al día con la oficina del DMV, y al tomar en cuenta la cancelación y cambio de horas, es capaz de conseguir citas en días en vez de meses.

Este es sólo uno, de los 15 productos nuevos que ofrece DoNotPay, luego de haber sido relanzada en octubre de este año. En conversación con el abogado Bob Ambrogi en su podcast semanal LawNext, Browder habló del relanzamiento, sus inicios y sobre cómo han recibido los abogados las funciones de la aplicación.

La aplicación fue fundada en 2015. En ese entonces Browder, que tenía 17 años y varias multas de estacionamiento, ideó un sistema para buscar documentos y generar cartas legales que le permitieran librarse de los partes. Hasta antes del relanzamiento, DoNotPay ayudaba a generar alrededor de mil cartas diferentes. Según lo que Browder comentó a Ambrogi, eso era “útil pero no te puede llevar tan lejos”.

Ahora, la aplicación incluye la resolución de problemas entre dueños y arrendatarios, el cobro por cancelación de carreras de uber, e incluso la posibilidad generar demandas, individuales o colectivas, contra grandes empresas mediante sólo un click. “Hay muchos productos que realmente te ayudan a pelear por tus derechos”, afirma Browder.

Acceso a la justicia

Ayudar a la gente a acceder a la justicia es la premisa bajo la que el ingeniero en software de 21 años ha estado trabajando el último tiempo. “Si eres una persona normal que no está a acusada de asesinato, que no necesita estar en la corte suprema… sería ideal que no tuvieras que interactuar con un abogado”, dice.

Browder dice que si bien los abogados siguen siendo necesarios en delitos complejos como crímenes, o divorcios engorrosos de gran cantidad de dinero, hay al menos un 50% de problemas legales que cualquier persona razonable que cuente con la tecnología necesaria puede resolver.

Por eso, una de las posibilidades que entrega DoNotPay es la de iniciar una demanda. Mediante un chatbot, los clientes pueden comunicarse con esta especie de robot que genera preguntas y adecua sus respuestas mediante la información que entregan los usuarios. Luego, la misma aplicación, reúne los documentos necesarios para generar las demandas en cuestiones jurídicas de baja complejidad.

“No hay ninguna razón, si es que tu arrendador retiene el seguro de garantía, para que tu acceso a la justicia sea tan complicado. Así que todo lo que un consumidor promedio pudiese necesitar del sistema legal, es lo que quiero entregar”, afirma.

DoNotPay: una aplicación gratuita

La aplicación es gratuita y todos los servicios que ofrece dentro de ella también lo son. “No veo DoNotPay como un producto de legaltech, sino como una herramienta para ejercer los derechos del consumidor”, explicó Browder en el podcast de Ambrogi.

Para poder sustentar el funcionamiento de la app, la idea es vender y publicitar servicios que no se relacionen con la ley. Así, pretenden sugerir, por ejemplo, empresas, marcas o compañías vinculadas a las demandas u ofrecer servicios complementarios a los que entrega el sitio.

Qué opina la ABA

En la conversación con Ambrogi, Browder comentó que algunos abogados se habrían dirigido a él y “sido groseros” por haber sentido que la aplicación amenazaba a sus trabajos o que simplemente se excedía de sus funciones en el ámbito legal.

Browder asegura que no pretende quitarle trabajo a los abogados, si no que ayudar a que la gente tenga acceso a la justicia. Sobretodo en aquellos casos que los abogados no toman o no están interesados en tomar.
Por otra parte, La American Bar Association habría reaccionado positivamente con el proyecto de Browder. Creo que les importa mucho el acceso a la justicia y, al menos hasta el momento, apoyan lo que estoy haciendo”, afirmó.

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/