De los estudios rankeados en Chambers & Partners, las abogadas socias representan sólo el 9,8%, mientras que los hombres ocupan el 90,2% de los cargos. Nueve abogadas destacadas discutieron sobre las barreras que enfrentan las mujeres para acceder a puestos de autoridad, en el Seminario de Liderazgo de Abogadas en Chile.

liderazgo abogadas

Josefa Soto

“Soy feminista. Creo en las cuotas porque son la única forma de acelerar el paso. Y esperaría que hubiese cuotas en el Colegio de Abogados también”, dijo ayer la abogada miembro del Consejo del CAM, Loreto Silva, frente a las decenas de mujeres que la aplaudieron una vez que terminó la frase, en el Seminario de Liderazgo de Abogadas en Chile.

Las butacas del Salón de Honor del Ex Congreso Nacional llegaron casi a su tope: una audiencia mayoritariamente femenina escuchó y vibró ante los diagnósticos, reflexiones y propuestas de las nueve abogadas que expusieron durante el desarrollo del seminario.

Magdalena Atria, Carolina Fuensalida y Carmen Domínguez, consejeras del Colegio de Abogados y organizadoras del evento, fueron las encargadas de instalar el panorama. Las cifras que revelaron son abrumadoras, pese a que un 57% de los titulados de Derecho son mujeres, los altos cargos son ocupados aún, mayoritariamente, por hombres.

Las cifras

Según Fuensalida, de los estudios rankeados en Chambers & Partners, el 42% de los asociados son mujeres, mientras que un 58% son hombres. A nivel de socios, sólo un 9,8% corresponde a mujeres, versus un 90,2% de ocupación masculina.

“Estoy segura de que no tenemos por qué renunciar a los sueños, ni a ser mamás, a ser esposas. Podemos hacer todo lo anterior y no solo bien, si no que extraordinariamente”, dijo Fuensalida.

En el Colegio de Abogados, la representación femenina también es bajísima: El 84% del consejo son hombres y sólo un 16% son mujeres. En el ámbito público, la situación no es distinta: en más de 200 años ninguna mujer ha asumido la presidencia de la Corte Suprema.

En el poder judicial hay un 15% más de mujeres que de hombres, pero estas tienen presencia mayoritaria sólo en el tribunal de primera instancia: en la Corte de Apelaciones hay un 62% de representación masculina y en la Corte Suprema un 75%, mientras que las mujeres representan un 38% y 25%, respectivamente.

“El problema no es el ingreso al sistema sino el acceso a los cargos de mayor jerarquía”, afirmó la ministra de la Corte Suprema y encargada de los asuntos de género del Poder Judicial, Andrea Muñoz.

Atreverse a ser candidatas

Susan Turner, abogada de la Universidad de Chile, Magíster y Doctora en Derecho de la Universidad de Göttingen, aún recuerda cuando tomó la decisión de postularse a la reelección del decanato de la Universidad Austral, luego de haber sido elegida en primera instancia de forma interina. “Si no iba de candidata, pensé, que los profesores creerían que solo servía para estar en segundo plano. Fue una decisión de orgullo”, contó.

Turner asegura que, a pesar de que la capacidad de gestión de las mujeres es una cualidad valiosa, altamente valorada, esta puede ser una limitante para sus capacidades de liderazgo. Como desempeñan bien el cargo, los incentivos están muchas veces en permanecer en esas posiciones siendo dudoso el beneficio de optar por otro tipo de liderazgo.

“Hay siempre mujeres capacitadas y habilitadas para ocupar cargos de poder, pero faltan candidatas. Falta que no sea tema que las mujeres nos presentemos como candidatas, que lo normalicemos”, opinó Carmen Domínguez, profesora UC y miembro del consejo del Colegio de Abogados.

Recomendaciones y propuestas de las expertas

Apoyar a otras mujeres, postular sin miedo a cargos altos, colonizar espacios tradicionalmente masculinos, corresponsabilidad parental, y cuestionar las oportunidades de teletrabajo y adaptabilidad que ofrecen las empresas, fueron algunas de las medidas que propusieron las expositoras para traspasar las barreras que impiden el acceso a los puestos de liderazgo.

“En políticas privadas se tienen que adoptar la adaptabilidad, cambiar la cultura de la presencia por la de la eficiencia”, aseguró la abogada UC y presidenta ejecutiva de la Fundación Chile Mujeres, Francisca Junemann.

Respecto a la evolución de la tecnología, Victoria Hurtado dijo que esta va a comenzar a polinizar todas la áreas, lo que incluye al derecho. “El impacto de la tecnología hace obligatorio que nos metamos con menos timidez en temas de informática y software”, afirmó.

 


FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/