Desde hechos justificados a otros totalmente absurdos, son los casos de castigos por malas prácticas durante el ejercicio profesional.

 

Fernanda Robles

Ser suspendidos, inhabilitados o multados, son algunos de los castigos que puede recibir un abogado durante su carrera. Pero… ¿en qué situaciones podrían ser sancionados? Te mostramos 5 casos que van desde la condena por conductas agresivas al reproche por el uso de vestimenta “inadecuada”.

Pena capital

Eugene Thuraisingam estaba molesto y desmoralizado. A pesar de sus intentos, los tribunales de Singapur condenaron a muerte a su cliente por tráfico de drogas. Buscando desahogarse horas antes de la ejecución, el abogado publicó un poema en Facebook criticando la decisión. Nunca pensó las consecuencias que traería la publicación.

En su post, se refirió a los jueces de Singapur como “hombres millonarios, preocupados de adquirir riquezas y cosas materiales; ciegos ante la pena capital: una ley cruel e injusta”. Meses después Thuraisingam fue sancionado por desacato.

Escandalizados por la publicación, integrantes del Tribunal Superior de Singapur abrieron un expediente disciplinario en su contra y lo multaron con US$4.300.

Para suerte del abogado, la Corte desestimó el sumario después de considerar que su conducta no era suficientemente grave, pero elevó la multa a US$13.000 la multa.

En su defensa, el órgano encargado de representar a abogados logró rebajar el monto US$5.000 con la condición de que mostrara arrepentimiento y borrara el post.

Para dejar atrás el conflicto Thuraisingam admitió su error a través de una publicación en Facebook.

Conducta reprochable

“‘[Y]ou can stick your adjudication invoice up you’re [sic] a**e you f*****g w****r — Regards Luke’”.

Esa fue la respuesta que el abogado inglés de 39 años, Luke Stephen Venton, dio al Tribunal Disciplinario de Abogados (The Solicitors Disciplinary Tribunal) cuando se le informó que había sido multado con £ 1.10.

Pero el envío de mensajes agresivos y amenazantes a sus colegas y a una oficina de reclutamiento –en reiteradas ocasiones– no fue la única razón para que el tribunal terminara inhabilitándolo para ejercer la profesión; el abogado, además, nunca notificó a las autoridades competentes que fue condenado por dos delitos: conducir en estado de ebriedad y portar cannabis.

Venton intentó justificar su agresividad e irreverencia con una depresión que estaba controlando con medicamentos desde 2015. Pero de nada sirvió. Fue eliminado de la lista de abogados y debió pagar la suma de £ 7,000.

Una humorada

El trámite habría pasado desapercibido de no ser por los términos usados por el abogado en su solicitud. Al darse cuenta de que debía trabajar la mañana del 2 de enero 2019, J.K.F presentó un escrito ante el Juzgado de Policía Local para proponer el cambio de fecha de un juicio al que debía asistir.

Para negociar que la cita no fuera el día después de la celebración de Año Nuevo, el abogado chileno planteó que la realización del comparendo obligaría al representante del demandante a viajar a temprana hora y este no alcanzaría a sacarse el “confeti y los globos de la fiesta”. Aludiendo al festejo del día anterior, argumentó que el encuentro podría ser “confuso por el estado de los participantes”.

A pesar de su intento, la solicitud fue rechazada y solo fue tomada como una humorada.

Programa de educación continua de juristas

Hace pocos días, el presidente del Colegio de Abogados de Puerto Rico, Edgardo Manuel Román-Espada hizo un llamado urgente a los juristas: cumplir con los créditos que exige el Reglamento del Programa de Educación Continua y así, evitar ser sancionados por el Tribunal Supremo.

Según medios puertoriqueños, cerca de 1.500 abogados podrían ser suspendidos de forma indefinida, porque el Código de Ética profesional en Puerto Rico exige a sus miembros participar en un mínimo de programas educativos para mantener un alto grado de excelencia.

Una vez que son informados, los abogados deben pagar una multa por incumplimiento tardío de US$50. A partir de ese momento, tienen dos meses para ponerse al día con los créditos exigidos. Si después de ese período no cumplen los requisitos, el Colegio de Abogados debe suspender su ejercicio.

Éticos

Aunque parezca insólito, dos diputados chilenos intentaron sancionar al abogado Jaime Bassa, por su participación en la comisión de defensa nacional del Congreso. Las razones: presentarse con una vestimenta inadecuada.

La situación fue así: antes de que el abogado expusiera los diputados señalaron sentirse incómodo y molesto con la “soltura de cuerpo” de Bassa –aludiendo a que este no estaba usando chaqueta–, por lo que le recomendaron vestirse como “ameritaba” la situación; ante lo cual, el abogado respondió:“Soy abogado de la Pontificia Universidad Católica de Chile; doctor en Derecho de la Universidad de Barcelona; magíster en Derecho de la Universidad de Chile y también en Filosofía de la Universidad de Valparaíso. No sé si la corbata agrega algo a lo que tengo que decir”.

A pesar del intento de los parlamentarios, el requerimiento de sanción fue rechazado. Según la resolución de la comisión de ética y transparencia de la Cámara Baja presentarse con la camisa desabrochada y sin chaqueta ni corbata no constituye infracción a los deberes éticos.

 


FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/