Según una columna de la socia fundadora del Instituto de Innovación Legal, María Jesús González-Espejo, utilizar la visualización como una herramienta que facilite el entendimiento de los documentos jurídicos, podría ayudar a los abogados a hacer frente a los cambios que exigen los clientes y el mercado de la era tecnológica y digital.

 

Josefa Soto

La proliferación de nuevas tecnologías ha sido una constante en el mercado legal. Ello ha provocado un cambio en la forma en que se desarrolla la abogacía y también en las expectativas que los clientes tienen de las firmas. La columna de María Jesús González-Espejo en el medio especializado Confilegal, explica cómo la visualización del contenido jurídico, puede ser una herramienta para enfrentar el actual panorama legal.

La visualización, según su columna, vendría siendo “la utilización de herramientas adicionales al texto para comunicar contenido legal complejo y así lograr que éste sea realmente comprendido”.

Algunos casos

Un claro ejemplo del uso de estas herramientas, se dio en una resolución avalada por la Audiencia Provincial de Madrid, en que los magistrados evitaron utilizar tecnicismos para que una víctima de estafa con discapacidad intelectual pudiese entender la sentencia, informó El País en octubre de este año.

“Utilizando la metodología llamada “Lectura fácil” la sentencia evita tecnicismos y se acompaña de notas explicativas para los conceptos que pueden resultar complejos”, explica González-Espejo en su columna, donde menciona este y otros ejemplos.

En Nueva York también han utilizado la visualización. El manual Vendor Power! Explica a los vendedores callejeros la normativa de la ciudad en relación a sus derechos y obligaciones.

También en Nueva York, pero esta vez mediante un cómic, The Center for Urban Pedagogy explica el paso a paso del sistema judicial mediante la historia de Chris, un joven que fue arrestado en la misma ciudad.

Las ventajas

Así, a través del uso de herramientas visuales, los abogados podrían facilitar el entendimiento de sus clientes, tanto de contratos como de otros documentos jurídicos. Esta mejor comprensión de los documentos mejoraría la experiencia de usuario de los clientes, poniéndolos en el centro de la operación, una estrategia clave para triunfar en el contexto tecnológico y digital actual.

Según González-Espejo, incorporar la visualización como práctica beneficia no sólo a los usuarios, al aclarar ideas, sino también a quienes la practican, pues “mejora habilidades como la empatía, el liderazgo, la comunicación, el trabajo en equipo, la creatividad y la resolución de problemas”.

Implementar la visualización

Para poner en práctica esta disciplina sería necesario tener en cuenta el perfil de la persona a la que se dirige. Esto es, su edad, género, nivel educativo, nivel de experiencia, motivación, y estilo cognitivo. Los instrumentos que permitirían implementar la visualización son aquellos que nos rodean diariamente, tales como, gráficos, tablas, mapas conceptuales, videos, comics, entre otros.

Dentro de los usos concretos en que se puede aplicar la visualización se encuentran el “diseño de estrategias, la resolución de retos organizacionales, el diseño de procesos para automatizarlos, la definición de nuevos servicios jurídicos, el diseño de sitios web, aplicaciones y chatbots”, asegura González-Espejo en el artículo publicado por el medio español.

 


FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/