Entre las ganadoras de la jornada destacaron las acciones del grupo forestal Empresas CMPC, los papeles serie B de la minera SQM y los títulos de Latam Airlines.

SANTIAGO.- La bolsa chilena subió con fuerza el viernes, en la última sesión antes de las elecciones generales del fin de semana en las que el mercado apuesta por una victoria del exmandatario conservador Sebastián Piñera.

El índice IPSA, que agrupa a las 40 acciones líderes de la Bolsa de Santiago, aumentó un 1,45%, a 5.391,75 puntos. En la semana, en tanto, el principal indicador registró un retroceso de un 0,05 %.

Según Reuters, Piñera llega con una amplia ventaja en los sondeos a la elección presidencial del domingo, aunque no evitaría enfrentar un balotaje contra un rival de centroizquierda. Sin embargo, analistas estiman que un triunfo holgado del multimillonario en la primera vuelta sería un factor de impulso para las acciones.

Entre las ganadoras de la jornada destacaron las acciones del grupo forestal Empresas CMPC, que subieron un 5,16%, a $2.077,70, luego de que positivos resultados de su rival local Arauco en el tercer trimestre alentaron las perspectivas para su próximo reporte financiero.

En tanto, los papeles serie B de la minera SQM aumentaron un 3,35%, a $37.233, mientras que los títulos de Latam Airlines avanzaron un 3%, a $8.856.

El monto de operaciones en acciones en la Bolsa de Comercio sumaron un equivalente de US$182,6 millones de dólares, por encima del promedio diario de la plaza local.

Fuente: Resultado de imagen para emol

El ejecutivo apunta a fortalecer su alianza con Crystal Lagoons y sumar nuevos proyectos en Madrid y Barcelona. Además, subraya que el sector privado debe adaptarse a gobiernos de distinto signo político y estar preparado para diferentes escenarios. “Si uno es empresario, lo es para toda la vida”, asegura.

Presidente ejecutivo de Osler Inversiones: “El empresario debe hacer las cosas bien, no coludirse y ser transparente”

Con un pie en Chile y otro en España, Oscar Lería sigue atento los movimientos del mercado inmobiliario local y pone sus ojos en seguir expandiendo sus negocios en Europa, con foco en Madrid y Barcelona. Desde las oficinas de Osler −family office que formó con sus cinco hijos− el empresario casado con Paola Luksic Fontbona adelanta sus próximos pasos y entra al debate sobre el papel que debe desempeñar el sector privado, subrayando la necesidad de adaptarse a los cambios y trabajar con gobiernos de distinto signo político.

¿Cómo ve el momento del mercado inmobiliario de Chile? Se habla que con un cambio de gobierno la economía se podría reactivar…
Si uno es empresario, lo es para toda la vida. Uno no puede estar pensando en que voy a aprovechar los próximos cuatro años si sale Piñera, pero los voy a desaprovechar si sale Guiller. Uno tiene que estar preparado para cualquier escenario. Llevo muchísimos años en Chile y no me iré nunca de acá.

¿Cómo ve la situación en España?
Yo tengo cosas en Barcelona. Y como dije a un periodista de esa ciudad: a mí no me cambiará la vida si está la república catalana o la española, porque debo acomodarme. Lo que sí me interesa mucho es que quien gobierne lo haga con una mayoría importante, porque lo más fatal en política es cuando los gobernantes no tienen mucho respaldo.

¿Y el líder independentista Puigdemont tiene el respaldo?
Parece que no. Eso lo vamos a saber en diciembre. Ahora, si Puigdemont tiene un respaldo de 80%, fantástico. Eso sí, hay un pequeño problema que tiene que cumplir la ley: modificarán la Constitución si hay un peso importante, pero no lo harán si gana la mitad más uno.

¿Hoy es más fuerte el ánimo a favor de la independencia de Cataluña?
Sí. Ha ido ganando terreno. Ellos van a superar esto y a la larga tendrán que hacer algunas modificaciones a la Constitución. Tendrán que realizar cambios para que las autonomías cuenten con un trato distinto, pero es harina de otro costal. Si viene una desaceleración, tomaremos las precauciones para protegernos y seguir dando trabajo. Uno tiene una responsabilidad social como empresario (…). Uno quiere formar hijos y empresarios y que Chile salga adelante. Queremos que Chile salga del subdesarrollo.

Hoy se habla de que el empresariado debe ser más activo y salir a defender los logros de la estabilidad económica y de la democracia. ¿Coincide con ese análisis?
El empresario debe hacer las cosas bien, no coludirse y ser transparente. Dar trabajo y no ser aprovechador. Esa es la pega del empresario. La gente es bien inteligente y todos saben lo que pasa. Uno tiene que hacer bien la pega.

Hablemos de los proyectos en el exterior. En España han logrado otro acuerdo para un nuevo proyecto inmobiliario.
Hicimos una combinación con Crystal Lagoons en un proyecto con 400 viviendas. Hicimos la primera laguna cristalina de Europa. No fue fácil, porque la primera impresión de la autoridad fue dudar sobre cómo se va a hacer una laguna si hay escasez de agua. Pero, precisamente donde hay escasez de agua es donde hay que hacer lagunas, porque la laguna al llenarla una sola vez consume menos de la mitad de agua que un jardín.

¿Pretenden seguir expandiendo los negocios fuera de España, en otros países de Europa, por ejemplo?
Nosotros estamos en Marbella, Andalucía, y posiblemente podríamos hacer algo en Madrid y Barcelona.

¿Construir lagunas en Madrid o Barcelona?
Así como en Santiago hay varios proyectos con primeras viviendas, se podría hacer algo en Madrid o en Barcelona, pero no es fácil encontrar terrenos que tengan los planos urbanos y en que quepan las lagunas. Pero también tenemos The Island, un proyecto que está en la Costa Estepona y no tiene laguna.

Fuente: Resultado de imagen para latercera

Los pequeños jugadores se han lanzado con todo a la bolsa local, mientras que los institucionales prefieren hacer una pausa.

Slide

Varios gestores experimentados lo repiten como un mantra: cuando el pequeño inversionista, o inversor retail entra en la bolsa en masa, es porque es hora de empezar a vender.  Algunos estrategas han notado que algo de eso puede estarse dando, a la luz del comportamiento que han tenido los distintos tipos de inversionistas en la bolsa chilena en los últimos meses. Considere el dato de octubre, en que los fondos mutuos compraron acciones nacionales por casi US$285 millones, el mayor monto mensual en la historia. Se trata de un dato relevante, pues las decisiones de inversión de los fondos mutuos reflejan las preferencias de los pequeños y medianos inversores que usan estos instrumentos para exponerse a distintos mercados.

Los fondos mutuos no son los únicos que reflejan esta tendencia retail. También se ha dado en las AFP: este viernes se supo que el fondo A de las administradoras de pensiones, el que más invierte en acciones, recibió un saldo neto de 45.000 cotizantes que abandonaron las alternativas más conservadoras de las AFP. La gran masa de afiliados que se está sumando al Fondo A sigue a los buenos resultados resultados que han tenido los mercados bursátiles más relevantes para los fondos de pensiones, como el chileno, que pesa en torno al 14% de la cartera del fondo, y el de EE.UU., que pesa cerca de 15%.

Este movimiento ha sido contrario al visto entre inversores institucionales que son de alta relevancia en la bolsa local. Durante octubre, las AFP desinvirtieron casi US$ 200 millones en la plaza nacional. Otros iniciaron su retirada antes: en septiembre, los inversionistas extranjeros vendieron US$ 26 millones en papeles nacionales, según cifras del Banco Central, dato al que se sumaron US$ 47 millones vendidos en ADR de empresas locales transados fuera del país.

De esta manera, los grandes fondos extranjeros anotaron su segundo mes de desinversiones en la bolsa local y cuatro meses consecutivos de ventas de ADR, en los que suman desinversiones por más de US$ 360 millones. “Cuando llega el inversionista retail en masa a la bolsa es porque es evidente que el mercado está caro”, dice Alejandro Rubinstein, gestor en Latam Wealth.

“Desde un tiempo a la fecha hemos leído que los analistas extranjeros han indicado que el mercado de renta variable local estaría sobre valorado o caro al ser comparado con otros mercados emergentes o latinoamericanos”, dice Arturo Curtze, analista senior en Alfredo Cruz y Cia. “Sin embargo, los analistas locales nos indican que, si bien el mercado no está barato, podría seguir subiendo en el corto plazo, o que para el 2018 podríamos ver el IPSA por sobre los 6.000 puntos”.

El analista apuesta por la primera mirada. Dice que la valorización del IPSA, medida a través del múltiplo Precio/Utilidad esperada de los últimos 10 años, se encuentra en un nivel de +/- 21 veces, siendo la valorización promedio o de equilibrio del mercado local un múltiplo de +/-17,50 veces.

“Este nivel de valorización del mercado local corresponde a los máximos alcanzados en los últimos 10 años, no existiendo registros superiores, puesto que cuando el mercado ha alcanzado este nivel de múltiplo, típicamente se produce una toma de utilidades cuyo objetivo es ajustar el múltiplo a niveles más razonables”, señala.

La información de los flujos descritos se dio a conocer justo al cierre de esta semana: este viernes, el IPSA acumuló su cuarta sesión consecutiva a la baja y marcó su peor semana de todo 2017, al registrar una pérdida de -1,66%. Una tendencia que es acompañada por otros mercados: Estados Unidos, dos de los principales índices de Wall Street cerraron con retrocesos en el conjunto de días por primera vez en nueve semanas, en medio de la inquietud por el éxito del plan tributario de Donald Trump.

Fuente: Resultado de imagen para mercurio inversiones



 

“Mi última inquietud es si andar vestido con ‘el overol de abogado’ no impone una cierta distancia con mi auditor, justo ese al que quiero explicarle algo difícil y que debería convertirse en un canal para difundir la ley entre su familia, amigos y compañeros…”

 

Alejandro Elgueta S.

¿Le ha tocado a alguien someterse a lo que diga un médico, entendiendo poco y nada de lo que le recitan?

Uno sabe que algo le duele, que probablemente está enfermo y que quiere sentirse bien. Curarse. Pero suele pasar que, o te hablan como si tuvieras 4 años, o se comunican contigo como si hubieras estudiado medicina.

Desde septiembre de 2014 trabajo en la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, en la VIII Región, y si trato de hacer un cálculo rápido, podría decir que he dado cerca de 80 charlas informativas sobre la nueva ley concursal.

Asociaciones de consumidores, universidades, juntas de vecinos, sindicatos, tiendas de retail, empresas privadas y grupos sociales (autoconvocados u organizados por municipios u otras entidades), han tenido que escucharme. O soportarme. A todos ellos he debido explicar el funcionamiento de la normativa que vino a reemplazar la antigua Ley de Quiebras.

Pero ¿me entienden? Espero que sí. No quiero ser ese médico que critico. Pero no lo tengo tan claro.

Ser abogado y comunicar una norma eminentemente técnica, cuando el público está compuesto por ciudadanos “de a pie”, ha sido un proceso que ha tenido mucho de aprendizaje; mucho de ensayo y error.

Así, he tratado de adecuar el contenido y el vocabulario, según la audiencia. En una universidad puedo ser más técnico, pero si hay estudiantes de carreras que no son Derecho, las explicaciones deben ser más generales. Sobre todo, intento que la charla no se transforme en una “clase magistral”; pero claro, depende también de la audiencia el que la charla sea un poco más dinámica.

¿Errores que ya no cometo? No averiguar bien la composición de mi público. No es lo mismo pararse frente a los trabajadores de un sindicato, que frente a estudiantes de una ciudad grande, o a las pobladoras de un pueblito pesquero. Tampoco es igual dirigirse a 20 personas que a 50. Cuando se trata de grupos grandes, la comunicación es menos directa, menos personal.

En un instituto profesional debí dar 2 charlas: una para los estudiantes diurnos y otra para los alumnos vespertinos. Y hubo diferencias. De partida, los alumnos vespertinos tenían mayor edad y mayor conocimiento de los instrumentos financieros. Si bien los que estudian durante el día y que son más jóvenes, ya tienen acceso masivo a cuentas vista, la mayoría no ha abusado del acceso al crédito ni se ha visto con problemas serios de deudas que no puedan pagar. Lamentablemente el endeudamiento juvenil crece en Chile, pero ese es tema para otra columna.

Volviendo a la experiencia, una buena dosis de ejemplos asegura la atención de la audiencia. Y dar un espacio amplio para preguntas y respuestas, también. A la vez, contar con soporte audiovisual es una de las mejores herramientas para generar interés, sobre todo cuando se trata de videos bien hechos, ágiles y explicativos.

Pero todo ello lo aprendí en el primer año. Cuando comencé, no sólo no tenía la experiencia que tengo ahora, sino que me topaba con una brecha de expectativas que no era fácil de salvar: cuando comenzó a regir la ley, la gente tenía la ilusión de que sus deudas se eliminarían por arte de magia. No es así. Hay procedimientos, requisitos, antecedentes y plazos que cumplir. Ello generaba una decepción en la audiencia que era tangible y que exigía sacar fuerzas de flaqueza para reencantar al público, para lograr mantener su atención y alcanzar a comunicar la operatoria de la norma.

Después de 3 años, la gente sabe más. Ya han hecho algún tipo de búsqueda en Google o tienen algún conocido que ha seguido el proceso. Ya tienen una idea más o menos acertada de en qué consisten los distintos procedimientos; ya saben que tienen que presentar antecedentes y documentos.

No quiero ser ese médico al que no se le entiende nada; quiero ser un buen comunicador. Es mi trabajo hacerlo bien. Pero a los abogados no nos enseñan a comunicar, a traducir a lenguaje cotidiano normas técnicas complejas, y debemos ir aprendiendo por el camino.

¿Mi última inquietud? El vestuario. Siempre doy mis charlas vestido formal —de traje, camisa y corbata— porque siento que es lo correcto. Represento a un servicio público, al Estado de Chile.

Pero no puedo dejar de decirles que tengo la enorme duda de si andar vestido con “el overol de abogado” (como decía Jorge Caro, uno de mis profesores), no impone una cierta distancia con mi auditor, justo ese al que quiero explicarle algo difícil y que debería convertirse en un canal para difundir la ley entre su familia, amigos y compañeros.

¿Qué pasa si me saco la corbata?

 
Alejandro Elgueta Sanhueza es abogado de la Universidad Católica de Chile, sede Talcahuano. Fue defensor licitado, ahora es Coordinador Regional de la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento para el Biobío, y además ejerce libremente la profesión en temas laborales.

Fuente: 

 

“Los objetivos deben ser progresivos, medibles y periódicos: producción, facturación, rentabilidad, rendimiento, eficiencia, crecimiento, calidad…”

 

firmás más competitivas

 

Wilfredo Murillo T.

En los últimos años —y con mayor notoriedad en estos 12 últimos meses— han llegado a Perú, y en general en Latam, muchas firmas de abogados internacionales, ya sea bajo esquemas de alianzas, asociaciones, fusiones o absorciones.

Si hacemos una revisión histórica de los movimientos en el sector legal peruano, que han tenido mayor visibilidad, llegamos al siguiente listado:

– enero 2014: Ontier llega a Perú de la mano Vicente Ugarte Del Pino
– abril 2014: Garrigues abre despacho propio en Perú
– enero 2016: Ferrero y Delmar Ugarte se fusionan con Phillipi, Prietocarrizosa & Uría
– diciembre 2016: Torres Carpio Portocarrero & Richter se asocia DAC Beachcroft
– enero 2017: Grau Abogados se integra a CMS
– marzo 2017: Pizarro Botto & Escobar se suma a DLA Piper
– mayo 2017: Gallo Barrios Pickman se integra a Dentons
– mayo 2017: DS Avocats ingresa a Perú

Pero no debemos dejar de lado aquellas integraciones o fusiones que se han venido realizando a nivel de firmas locales desde hace 1 año:

– octubre 2016: Lazo De Romaña se fusiona con CMB Abogados
– octubre 2017: Miranda & Amado absorbe Priori & Carillo

Si bien aún hay arribos del viejo continente que están próximos a concretarse y también hemos podido observar exploraciones del mercado anglosajon, ya las firmas originarias de la región están viendo reducir su cuota de mercado por la llegada de firmas internacionales.

En sentido, hoy más que nunca los despachos han de trabajar en ser más competitivos, entendiendo competitividad como la capacidad de generar la mayor satisfacción de los consumidores fijando un precio o la capacidad de poder ofrecer un menor precio, fijada una cierta calidad.

Concebida de esta manera, se asume que las empresas más competitivas podrán asumir una mayor cuota de mercado a expensas de empresas menos competitivas, si no existen deficiencias de mercado que lo impidan.

Si trasladamos este concepto al sector legal, una firma de abogados es más competitiva en la medida que el cliente está satisfecho por la relación que existe entre la calidad del servicio y el precio (se aplica tanto para firmas boutiques como para las full services, con abogados altamente especializados), pues dicho en las palabras de Alfonso Everlet, socio y director de comunicaciones de Gericó Associates, en nuestro sector o compites por diferenciación o compites por precio, y la menos recomendable es la segunda forma, porque siempre habrá alguien más barato.

En palabras de Ferraz Martínez: “Una empresa es competitiva si es capaz de formular y aplicar estrategias que la lleven a una posición de mercado sostenida o ampliada en el segmento de la industria donde opera.”

Es a nuestro entender, que las estrategias —donde entran el marketing, la comunicación y el desarrollo de negocio—, las capacidades —el back office o gestión— y el desempeño de una firma de abogados deben ser coherentes también con los estándares de competencia prevalecidos en el sector legal.

En principio, la gráfica nos indica que en la medida que aumentemos el OUTPUT y hagamos reducción en el INPUT tendremos un indicador de competitividad siempre alto. Creo que no es novedad que muchas firmas de abogados se han enfocado en incrementar la parte operativa del servicio (el trabajo de los abogados), no necesariamente buscando una reducción de costo, dejando de invetir en otros aspectos de la operatividad que pudieran generar mayores eficiencias.

Algunas acciones concretas que debemos hacer para incrementar el OUTPUT en el sector legal:
– Tener un planeamiento estrategico integral: parte por definir la visión macro del negocio, integrando la elaboración y control de un presupuesto, desarrollando un posicionamiento de marca y los elementos diferenciales de la firma, y trabajando en un plan de comunicación que refuerce los objetivos que se han trazado.
– Los objetivos deben ser progresivos, medibles y periódicos: producción, facturación, rentabilidad, rendimiento, eficiencia, crecimiento, calidad, otros.
– Elaborando planes de desarrollo de negocio por área de práctica.
– Buscando posiciónarse y trabajando sobre nuevos nichos de mercados.
– Encontrando, desarrollando y exponiendo tus elementos diferenciadores.

Por otro lado, trabajamos en el INPUT de la siguiente manera:
– Profesionalizando la gestión, por ejemplo, contratando un administrador o gerente o un outsorcing.
– Invirtiendo en tecnología y automatizando procesos: siempre busca soluciones ad hoc y personalizables a la firma.
– Digitalizando la documentación y trabajando en la nube.
– Siendo estratégico con el gasto corriente: ten un buen gestor financiero.
– Externalizando procesos o actividades que no sean parte del core business de la firma.

Pues bien, luego de una revisión sobre la competitividad de tu oficina, mira si tu indicador OUTPUT/INPUT es mayor o igual a 1. Posterior a ello, desarrolla un plan que permita a tu firma estar preparada para los nuevos niveles de exigencia de un mercado que viene evolucionando vertiginosamente.

Son nuevos tiempos, debemos ser nuevas firmas, debemos ser firmas más competitivas.

 
* Wilfredo M. Murillo Tapia es consultor en management & marketing en el sector legal, socio | Perú Gericó Associates y director | Xtrategia Group.

Fuente: