Joshua Browder fundó en 2015 DoNotPay, una app que permitía a sus usuarios librarse de las multas de estacionamiento. Tres años más tarde, el ingeniero en software de apenas 21 años, volvió a lanzar la plataforma: 15 nuevos productos pretenden ayudar a ciudadanos comunes a resolver problemas jurídicos, sin necesidad de contar con un abogado.

 

Josefa Soto

 

Joshua Browder, Linkedin

Lo único que podían hacer los habitantes del estado de California en Estados Unidos, era esperar. Esperar en una de esas filas que cansan, agobian y parecen interminables. Horas de espera para pedir una cita con el Departamento de Vehículos Motorizados de California (DMV). Problemas de software, acumulación de clientes y la renovación de tarjetas de identificación por parte del gobierno federal, fueron parte de las excusas. Por la razón que fuera, los conductores de California tenían problemas para renovar sus licencias.
 

 

Desde un lado del teléfono hay un chatbot. Desde el otro lado también hay un chatbot. Uno está programado por el DMV y el otro por DoNotPay, una aplicación que, dentro de otros servicios, permite a sus usuarios agendar horas sin tener que hacer esas largas filas. Según su creador, Joshua Browder, esta especie de robot se comunica alrededor de 400 veces al día con la oficina del DMV, y al tomar en cuenta la cancelación y cambio de horas, es capaz de conseguir citas en días en vez de meses.

Este es sólo uno, de los 15 productos nuevos que ofrece DoNotPay, luego de haber sido relanzada en octubre de este año. En conversación con el abogado Bob Ambrogi en su podcast semanal LawNext, Browder habló del relanzamiento, sus inicios y sobre cómo han recibido los abogados las funciones de la aplicación.

La aplicación fue fundada en 2015. En ese entonces Browder, que tenía 17 años y varias multas de estacionamiento, ideó un sistema para buscar documentos y generar cartas legales que le permitieran librarse de los partes. Hasta antes del relanzamiento, DoNotPay ayudaba a generar alrededor de mil cartas diferentes. Según lo que Browder comentó a Ambrogi, eso era “útil pero no te puede llevar tan lejos”.

Ahora, la aplicación incluye la resolución de problemas entre dueños y arrendatarios, el cobro por cancelación de carreras de uber, e incluso la posibilidad generar demandas, individuales o colectivas, contra grandes empresas mediante sólo un click. “Hay muchos productos que realmente te ayudan a pelear por tus derechos”, afirma Browder.

Acceso a la justicia

Ayudar a la gente a acceder a la justicia es la premisa bajo la que el ingeniero en software de 21 años ha estado trabajando el último tiempo. “Si eres una persona normal que no está a acusada de asesinato, que no necesita estar en la corte suprema… sería ideal que no tuvieras que interactuar con un abogado”, dice.

Browder dice que si bien los abogados siguen siendo necesarios en delitos complejos como crímenes, o divorcios engorrosos de gran cantidad de dinero, hay al menos un 50% de problemas legales que cualquier persona razonable que cuente con la tecnología necesaria puede resolver.

Por eso, una de las posibilidades que entrega DoNotPay es la de iniciar una demanda. Mediante un chatbot, los clientes pueden comunicarse con esta especie de robot que genera preguntas y adecua sus respuestas mediante la información que entregan los usuarios. Luego, la misma aplicación, reúne los documentos necesarios para generar las demandas en cuestiones jurídicas de baja complejidad.

“No hay ninguna razón, si es que tu arrendador retiene el seguro de garantía, para que tu acceso a la justicia sea tan complicado. Así que todo lo que un consumidor promedio pudiese necesitar del sistema legal, es lo que quiero entregar”, afirma.

DoNotPay: una aplicación gratuita

La aplicación es gratuita y todos los servicios que ofrece dentro de ella también lo son. “No veo DoNotPay como un producto de legaltech, sino como una herramienta para ejercer los derechos del consumidor”, explicó Browder en el podcast de Ambrogi.

Para poder sustentar el funcionamiento de la app, la idea es vender y publicitar servicios que no se relacionen con la ley. Así, pretenden sugerir, por ejemplo, empresas, marcas o compañías vinculadas a las demandas u ofrecer servicios complementarios a los que entrega el sitio.

Qué opina la ABA

En la conversación con Ambrogi, Browder comentó que algunos abogados se habrían dirigido a él y “sido groseros” por haber sentido que la aplicación amenazaba a sus trabajos o que simplemente se excedía de sus funciones en el ámbito legal.

Browder asegura que no pretende quitarle trabajo a los abogados, si no que ayudar a que la gente tenga acceso a la justicia. Sobretodo en aquellos casos que los abogados no toman o no están interesados en tomar.
Por otra parte, La American Bar Association habría reaccionado positivamente con el proyecto de Browder. Creo que les importa mucho el acceso a la justicia y, al menos hasta el momento, apoyan lo que estoy haciendo”, afirmó.

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 

El profesor de Harvard David B. Wilkins analizó a los actuales General Counsels, qué se espera de él/ella, en qué dimensiones participa y cómo se ha convertido en un ejecutivo de alta sofisticación.

David B. Wilkins estuvo la semana pasada en Chile, donde en una conferencia analizó cómo ha cambiado el rol de los Gerentes Legales o General Counsels en el escenario jurídico actual. Pero no sólo mirado desde el punto de vista legal, sino desde el desarrollo de los negocios y desde el interior de la empresa misma, en la cual el gerente legal se ha ganado un sitio en la mesa de los que deciden.

Se trató de una clase titulada “The In-House Counsel Dilemma”, en la que Wilkins —director del Center on the Legal Profession, vicedecano de Global Initiatives on the Legal Profession y Lester Kissel Professor de la Harvard Law School— remarcó que el Derecho y los negocios no son lo mismo, pero están íntimamente ligados.

A continuación dejamos un resumen con algunas de las principales ideas expuestas en la actividad, organizada por el Programa de Sostenibilidad Corporativa  que es dirigido por el profesor Juan Eduardo Ibañez.

En un mundo cambiante

¿Qué tienen en común varios países de Asia, incluyendo China e India, con Brasil e incluso Chile? Que en algún momento decidieron hacer un giro y tener economías que pueden ser más o menos  abiertas a la economía global (o más o menos cerradas, dependiendo la perspectiva), pero que modificaron la forma de entender el Derecho e incidieron fuertemente en el rol del gerente legal: hoy no basta con conocer lo corporativo, su especialidad o las normas relativas a su negocio. Hubo un salto exponencial que provocó que los actuales General Counsels deban estar pendiente de las leyes de libre competencia, sepa sobre compliance, seguros, propiedad intelectual, impuestos y tratados internacionales.

Y este nuevo mundo, dijo Wilkins, trajo consigo la necesidad de nuevos abogados “o al menos abogados con nuevas habilidades”, capaces de operar con contrapartes de distintas jurisdicciones y con la exigencia de poseer conocimientos multidisciplinarios, que les permitan ser una interfaz viable frente a clientes, proveedores, aliados o inversionistas de cualquier mercado.

Dimensiones del cambio

A pesar que este abogado que se ha ido transformando en un elemento clave de la salud de una empresa y debe estar al tanto de numerosas áreas del Derecho, termina empleando gran parte de su tiempo en distintos niveles de lobby y en cultivar una relación con el Estado. Además de las labores de coordinación, cooperación y atención al cliente se añade la responsabilidad de supervisar las relaciones públicas de la organización y lograr que el compliance funcione.

“Inside lawyers are the ultimate guardians of the company’s reputation and integrity”, fue la frase que antecedió al análisis del complejo escenario regulatorio en el que viven las empresas hoy, donde un buen compliance es crítico, pero sólo representa el paso inicial para hacer las cosas de un modo correcto.

“La pregunta no es ‘¿es esto legal’?, sino que ‘¿es correcto?’. Y es una pregunta difícil”, dijo Wilkins, “porque las empresas tienen una reputación que cuidar, y aunque algo sea legal, si no es correcto, va a convertirse en un riesgo”.

Estos guardianes de la integridad de una compañía, son lo que entienden que lo más importante de su labor no es el problema legal, sino conocer el negocio de modo tan profundo que el eventual problema no llegue a ocurrir, recalcó el académico de Harvard.

 


FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 

"Estudios de diversas consultoras anticipan que para el año 2020 las firmas de abogados y gerencias legales enfrentarán un punto de inflexión... y que para el año 2030, más de 100 mil posiciones de abogados a nivel global serán automatizadas".

Por Álvaro Rosenblut

Para nadie es un misterio que la irrupción de la Inteligencia Artificial (IA) está modificando a un ritmo vertiginoso la forma en que la mayoría de las actividades y ocupaciones cotidianas se han venido desarrollando por décadas e incluso siglos.

En términos muy simples, la IA consigue imitar ciertas operaciones de la mente humana y desarrollarlas, generando y acumulando aprendizaje en el camino, con mayores grados de velocidad y eficiencia, a través de máquinas capaces de completar y mejorar tareas que hasta hace muy poco era terreno exclusivo del Homo Sapiens.

Álvaro Rosenblut

Cada vez que un sector profesional se enfrenta a nuevas tecnologías, surgen dudas sobre cómo esa tecnología afectará las operaciones diarias y las carreras de quienes eligen esa profesión. Es razonable pensar entonces que la actividad legal no se encuentra ajena a esta tendencia y que, más temprano que tarde, la forma en que los abogados desarrollamos nuestro trabajo, ya sea en el ámbito corporativo, litigioso o de cualquier naturaleza, sufrirá ajustes y cambios sustanciales derivados de la irrupción de la IA.

Hoy en día, la inteligencia artificial (AI) ya está comenzando a transformar la profesión legal de muchas maneras, ya sea mejorando la eficiencia de los procesos de búsqueda, análisis y clasificación de antecedentes, sistematizando la revisión de jurisprudencia y precedentes, minimizando errores en los procesos de producción de reportes y documentos, y en general ayudando a reducir la cantidad de tiempo y recursos dedicado a tareas de orden más bien mecánico, liberando capacidad para que los profesionales puedan dedicarlo a tareas de mayor valor agregado

Esta primera vertiente, que en principio debiese ser bien recibida por los profesionales del mundo legal, en cuanto permite prestar servicios con mayores niveles de eficiencia y con menores costos, evidentemente tiene un impacto en los niveles de contratación de las firmas y gerencias legales, todos quienes – cual más o cual menos – operan hoy en día en base a metas, presupuestos e indicadores de rentabilidad, de forma de proveer sus servicios de manera alineada con los objetivos estratégicos de las empresas y/o unidades de negocios a las que asesoran.

Estudios de diversas consultoras relevantes a nivel mundial anticipan que para el año 2020 las firmas de abogados y gerencias legales enfrentarán un punto de inflexión en sus procesos de reclutamiento, capacitación y retención de talento y que para el año 2030, más de 100.000 posiciones de abogados a nivel global serán automatizadas.

Frente a proyecciones como estas, que cada vez tienen más cara de realidad que de meras predicciones astrológicas, el desafío es enorme y la tarea es clara:

  • Para las universidades y para aquellos egresados que dan sus primeros pasos en el mundo profesional, capacitación y desarrollo de habilidades y talentos cada vez más enfocados en áreas de valor agregado que en operaciones mecánicas, memorísticas o administrativas.
  • Para los profesionales en busca de oportunidades de crecimiento, entendimiento y manejo de las tecnologías disponibles, de forma que estas constituyan una mejora de su productividad y no una tentación para su reemplazo.
  • Para quienes dirigen o lideran equipos de abogados o gerencias legales, el desarrollo de una estrategia que permita incorporar tecnología, con un adecuado balance entre eficiencia y talento humano.

Nuestra naturaleza humana y el ego súper desarrollado que habitualmente habita en quienes profesamos la abogacía, nos tienta a creer que somos irreemplazables y que no existe máquina que sea capaz de competir con nuestro criterio jurídico o con nuestra capacidad analítica y estratégica. La realidad sin embargo nos muestra día a día que nuestras creencias están siendo desafiadas por los avances de la ciencia y que el verdadero talento está en ser capaces de adaptarse, de incorporar las nuevas tendencias y de aprovecharlas en nuestro beneficio, en lugar de librar una batalla frontal de la que probablemente no saldremos victoriosos.

 

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 

La iniciativa plantea establecer penas que varían entre los 61 y cinco años de presidio, fija multas y técnicas investigación en ciberseguridad

En el marco del Convenio de Budapest, suscrito por Chile el año pasado, el gobierno firmó esta mañana el proyecto de ley que busca regular los delitos informáticos. Las adecuaciones propuestas por el gobierno tiene como fin, modernizar la ley 19.233 que tipifica figuras penales relativas a la informática y el aspecto sancionatorio de ciberseguridad.

De esta forma, el proyecto incluye la tipificación de siete delitos con penas que varían entre los 61 y los cinco años de presidio y para alguno de ellos, establece el pago de multas que podrían alcanzar las 40 UTM, lo que al día de hoy equivale a $1.920.640.

De ser aprobado el proyecto de ley en el Congreso, los delitos que podrían ser incorporados son: perturbación informática; acceso ilícito a todo o parte de un sistema informático; interpretación o interferencia indebida y maliciosa de las transmisiones no públicas entre sistemas informático; daño informático; falsificación y fraude informático y abuso de dispositivos.

Junto con la firma de esta iniciativa que pretende modernizar la normativa existente en esta materia, el Presidente Sebastián Piñera dio a conocer un nuevo “Instructivo Presidencial de Ciberseguridad para el Estado”, que indica que cada organismo y servicio público deberá designar a un responsable que deberá crear un plan de acción con metas, objetivo y fechas concretas.

Con el fin de incentivar una cultura y familiarización de las personas en esta materia, Piñera anunció el inició de un plan de capacitación para funcionarios del sector público.

Instructivo Presidencial

Según informó La Tercera, el manual fija obligaciones para los servicios públicos que componen el Estado, además de una Gobernanza Transitoria de Ciberseguridad, que será responsable de implementar políticas y normas. También de crear centros de coordinación informática tanto para el público y como privado.

Para articular e implementar un plan de acción, esta Gobernanza transitoria, tendrá a un Coordinador del Sistema Nacional de Ciberseguridad, dependiente del Ministerio del Interior.

 

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/ 

Diversos expertos consultados por Emol analizaron el impacto para las personas que podría tener el alza de los tipos de interés hasta 2,75%.

SANTIAGO.- Ayer, el Consejo del Banco Central de Chile, aplicó la primera alza de la tasa de interés en casi tres años. La decisión del instituto emisor de elevar la tasa en 25 puntos base, hasta 2,75% se dio en medio de la división que mantenía el mercado respecto del mejor momento de hacerlo. "El estímulo monetario debe comenzar a reducirse para asegurar que las perspectivas de inflación se mantengan en torno a la meta", explicó el Banco Central.

Expertos analizan el escenario

El académico de la Universidad de Chile, Alejandro Alarcón, dijo que "las tasas de interés en Chile de alguna u otra manera tienen que ponerse a tono con lo que está pasando en el mundo, donde principalmente Estados Unidos está ajustando las tasas de interés y eso tiene que ver con la trayectoria y el tipo de cambio. Si nosotros no ajustamos, el tipo de cambio comienza a sufrir presiones al alza y con eso afecta la inflación".

Respecto a los impactos en las personas de esta decisión, el economista indicó que "efectos de esta alza moderados no van a haber, básicamente los dos créditos más importantes son: los créditos de consumo que tienen un aumento marginal, mientras no haya inflación. En tanto, los créditos hipotecarios no tienen ningún impacto, porque a medida que se va expandiendo la economía, la tasa de interés se sostiene".

Alarcón añadió que "sí podría tener una incidencia mayor" con las alzas que espera el mercado que se concretaría para el próximo año, llegando a una base cercana a 3,75%.

"Hay una correlación entre la tasa de crecimiento de la economía y la tasa de interés y tienen que considerar que hay que descontar también la inflación, lo que importa para el consumo y para los créditos hipotecarios son las tasas de interés reales, si tú tienes una inflación de 3% en próximos años y la tasa está en 4%, la tasa de interés real es de 1%, es muy baja todavía".

No obstante, donde sí ve efectos Alarcón es sobre el dólar. "Sí afecta el ajuste al quitarle presión al tipo de cambio, que ha estado afectado también por lo que ha estado pasando en los mercados globales", afirmó.

En esa línea, el gerente general de Renta 4, Guillermo Araya, dijo que "debería haber un traspaso, pero no inmediato, de las tasas de créditos de consumo y tarjetas hacia los clientes finales, lo que se traduce en un encarecimiento de estos y una caída en el consumo".

Sobre los créditos hipotecarios, el especialista mencionó que no deberían verse afectado por esta decisión del Banco Central. No obstante, si continúa subiendo la tasa durante el próximo año, hasta cerca de un 4% "ahí sí se verían efectos".

"El punto es que incluso esta alza de tasa no está tan justificada si es por actividad. Lo que sí, hay factores que presionan la inflación, como es el precio del dólar y del petróleo", aseguró.

De todas formas, el economista y académico de la U. Mayor, Tomás Flores, recomendó a las personas "mirar con más atención su nivel de endeudamiento y el costo adicional que ello involucrará".

FUENTE:   http://idealex.press/mercado-legal/regulacion-de-la-abogacia-como-industria/