Entre otros temas, se debatirá en torno a la prevención de riesgos legales empresariales, novedades en cooperación judicial, rastreo de bienes en el mundo, inteligencia corporativa, inhabilidades por soborno y corrupción transnacional.

 

 

En Ciudad de Panamá, Moncada Abogados y la compañía Solutions, con el apoyo de la Universidad de Salerno, desarrollarán el “Foro legal y empresarial sobre compliance“.

El próximo 23 de noviembre, en el Trump International Hotel & Tower de esa ciudad, expertos internacionales debatirán sobre la prevención de riesgos legales empresariales, novedades en cooperación judicial y rastreo de bienes en el mundo, inteligencia corporativa, tendencias en responsabilidad penal de personas jurídicas, inhabilidades por soborno y corrupción transnacional, novedades en intercambio automático de información entre autoridades tributarias de EE.UU., Suiza, Panamá y América Latina.

La idea tras el encuentro es que autoridades, agencias de detectives, forenses contables y despachos de abogados reflexionen sobre todo lo relacionado con blanqueo de capitales, evasión, paraísos fiscales y crimen organizado.

Además, se debatirá sobre las nuevas tendencias regulatorias después de los Panama Papers, así como sobre protección de datos, prevención de lavado de activos, normas técnicas globales y las listas restrictivas de aplicación para empresas.

Networking y más

De acuerdo a los organizadores, los asistentes tendrán la oportunidad de conocer la perspectiva del sector bancario regional en materia de compliance; aprender sobre el alcance de las nuevas normas técnicas ISO y UNE, y analizar experiencias en el manejo de crisis en las empresas por descubrimiento de fraudes.

Se expondrá también sobre experiencias policiales en materia de inteligencia corporativa y financiera, experiencias en la problemática del rastreo internacional de bienes, y en cuestiones prácticas que atañen a investigaciones sobre entramados societarios ocultos.

Los estudios jurídicos, añade el comunicado de prensa, podrán conocer qué servicios de investigación ofrece el mercado para apoyar la prestación de servicios legales. El foro ofrecerá un “networking cara a cara” de los asistentes con los mejores exponentes de Europa y América Latina en materia de cumplimiento normativo.

El evento será instalado por el Procurador General de Colombia, Fernando Carrillo, y el Ministro de la Presidencia de Panamá, quienes junto con expositores internacionales de España, Italia, Suiza, Colombia y Perú, analizarán desde una perspectiva multidisciplinaria un tema de actualidad como es el Compliance. El cierre del evento estará a cargo del Ministro de Justicia y del Derecho de Colombia, Enrique Gil Botero.

Si quieres más información o realizar la inscripción, entra a www.eventosmoncada.com.co.

Desde la organización comunicaron que “Viajes El Corte Inglés” ofrece los paquetes aéreos y turísticos.

compliance

Fuente:  

El académico de la Universidad de Chicago, quien esta semana estuvo en Santiago para participar en un seminario de la UDD, destacó la solidez de la economía local en el contexto regional. El experto entrega su visión sobre el gobierno de Donald Trump y la Reserva Federal y revela detalles de su relación con Richard Thaler, su colega que recibió el Nobel hace menos de una semana.

Lars Peter Hansen, Premio Nobel de Economía 2013: “La economía chilena ha sido verdaderamente impresionante”

Un día como ayer, pero hace cuatro años, la vida de Lars Peter Hansen cambió para siempre. Ese lunes 14 de octubre de 2013, mientras paseaba a su perro, el profesor de la Universidad de Chicago se enteró de que había ganado el Premio Nobel de Economía. Gracias a su análisis empírico de los precios de los activos, este oriundo de Urbana, Illinois, pasó a estar en la misma categoría que Gary Becker, Robert Lucas y James Heckman, sus mentores.

Hasta ese día, el economista pasaba inadvertido fuera de los círculos académicos. “Cuando solía ir a fiestas de cóctel, nadie realmente quería hablar conmigo. Ahora todos quieren hablarme. Creen que tengo una sabiduría extra y de repente me convertí en una persona mucho más interesante para el resto del mundo. Eso ha sido un cambio para mí”, cuenta desde el piso 16 del Hotel Santiago.

Si bien se ha adaptado a recibir una mayor atención, hay un aspecto de su “nueva vida” al que todavía no se acostumbra: la expectativa por parte de otros de que conozca a la perfección distintas realidades. “A medida que recorro el mundo y visito lugares, me bajo del avión y de repente tengo que ser experto de la economía en Perú o Bolivia. Por supuesto, no puedo mantenerme al tanto de todo”, comenta.

En todo caso, el doctor de la Universidad de Minnesota rescata el hecho de que, gracias a su nuevo estatus, ha podido entablar conversaciones con ejecutivos del sector privado y autoridades del sector público de diversos países, lo que le ha permitido aprender más sobre la economía mundial.

Su cercanía con Richard Thaler

Horas antes de tomar el vuelo rumbo a Santiago para presentarse en el seminario “Incertidumbre, riesgo y teoría de juegos”, organizado por la Universidad del Desarrollo, Hansen participó en una ceremonia que ya se ha convertido en una tradición en su casa de estudios: la conferencia de prensa del más reciente receptor del galardón en Ciencias Económicas que entrega el Banco de Suecia en memoria de Alfred Nobel.

En esta ocasión, su colega Richard Thaler recibió el reconocimiento por “sus contribuciones a la economía del comportamiento”. Hansen estuvo en primera fila para felicitarlo, pero no fue fácil acercarse a Thaler al término del evento. “Había una multitud a su alrededor que quería quedárselo para ellos mismos”, detalla, y agrega que “él está muy feliz”.

El experto relata que siempre se alegra cuando un académico de la Universidad de Chicago es reconocido, por lo que fue “un gran gusto” escuchar el anuncio sobre su correligionario.

Respecto de su relación con Thaler, dice que se conocen personalmente. “No diría que somos súper cercanos, pero tenemos cenas y hablamos periódicamente en el almuerzo”, revela.

Su visión de Chile

Si bien esta es la primera vez que está en Chile, el miembro de la Academia Nacional de Ciencias y de la Asociación de Finanzas de Estados Unidos no tiene problemas en dar su impresión sobre la economía doméstica. Al analizar el desempeño local en una base a largo plazo, el especialista asegura que “dentro de la experiencia latinoamericana, la economía chilena ha sido verdaderamente impresionante. Destaca como una economía realmente sana”.

Sin embargo, confidencia que hay algunos asuntos de política que le preocupan “ligeramente”, ya que podrían arriesgar la robustez nacional en el futuro. Una de esas materias es el debate en torno al sistema de pensiones.

A su juicio, el modelo implementado en los años 80 “parecía muy bueno”, aunque reconoce que “quizás hubo errores en cuanto a no poner incentivos para que la gente ahorrara incluso más”, lo que ha derivado en los bajos montos que recibe buena parte de los jubilados.

“Eso tiene que ser arreglado, pero preferiría que el gobierno tome la estructura básica y lo repare en esas líneas en vez de que el gobierno se haga cargo”, expresa.

Para los actuales pensionados, sugiere ofrecer algunos subsidios, pero enfatiza que tienen que ser temporales. Para los futuros jubilados, recomienda que se hagan ajustes para fomentar un mayor ahorro, aunque insiste en que se deben preservar las premisas básicas del sistema actual.

Respecto de los desafíos que enfrenta la nación, el primer director del Instituto Milton Friedman -posteriormente renombrado como Instituto Becker Friedman- manifiesta que, al igual que en otras partes del mundo, a los chilenos les preocupa la desigualdad de ingresos y “quieren recurrir al sistema tributario para abordarla”.

Sin embargo, indica que si se opta por dicho camino, es probable que se eliminen incentivos para que la gente sobresalga y pueda emprender. “Me parece que lo que quieres hacer es un sistema que aliente las oportunidades de las personas, no los mismos resultados”, asevera.

En esa línea, plantea que los cambios al sistema educacional deben estar enfocados en los más jóvenes y deben fomentar las habilidades flexibles.

Al consultarle sobre el incremento en la tasa corporativa que el gobierno de Miche-lle Bachelet implementó para financiar la reforma educacional, el ex presidente de la Sociedad Econométrica sostiene que habría preferido que se gravara el consumo, ya que una mayor carga tributaria empresarial podría desincentivar la inversión.

Además, precisa que “una cosa es captar ingresos, pero tienes que gastarlos sabiamente. Habiendo dicho eso, sí creo que la inversión en educación, especialmente de los más jóvenes, puede ser una inversión sabia”.

Su frustración con los republicanos

A diferencia de su perspectiva sobre Chile, Hansen no tiene muchas cosas positivas que decir sobre los primeros nueve meses de Donald Trump al mando de Estados Unidos. “A veces creo que él convirtió a la Casa Blanca en un reality show. Estoy tan cansado de leer en The New York Times sobre los tuits de Trump. Para mí, esa parte son distracciones y hay desafíos de política importantes”, asegura.

El economista declara que “ha sido frustrante que el Partido Republicano en el Congreso no haya sido capaz de hacer mucho hasta ahora” y recuerda que el mayor éxito que han tenido desde enero es el nombramiento de Neil Gorsuch a la Corte Suprema.

Al miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias no le agrada la gran rotación de personal que ha exhibido el Ejecutivo. “Para el mundo exterior, parece algo caótico en maneras en que no lo habíamos experimentado antes. Sigo esperando que se vaya a estabilizar y que vuelva a alguna forma presidencial más normal, pero no hay mucha confianza de que vaya a pasar”, admite.

Tras el fracaso de los conservadores de revocar y reemplazar la reforma al sistema de salud adoptada en 2010 -conocida popularmente como Obamacare-, los legisladores siguieron adelante con, probablemente, la mayor promesa de campaña de Trump: la reforma tributaria. A fines de septiembre, el gobierno presentó los detalles del plan que, entre otros puntos, incluye reducir la tasa corporativa desde 35% a 20%.

El académico prevé que la iniciativa sufrirá modificaciones antes de ser aprobada. “Si miras las mayorías en la Cámara de Representantes y en el Senado, no son tan fuertes, y creo que van a necesitar tener algún tipo de bipartidismo”.

En todo caso, espera que el menor gravamen a las empresas sobreviva al proceso legislativo y que también se logren avances en términos de simplificación del Código Tributario.

En cuanto a la Reserva Federal, Hansen valora que la entidad haya iniciado el ajuste gradual y predecible de su política monetaria, aunque le habría gustado que la normalización hubiese comenzado antes.

Un punto que lo inquieta es la nueva composición que tendrá la Fed (Trump ya realizó un nombramiento y tiene que llenar otras cuatro vacantes). El especialista reconoce que “temo que se vuelva más politizada en el futuro” y que todo dependerá de la reacción del Congreso ante las designaciones del mandatario.

Respecto del futuro de Janet Yellen a la cabeza del organismo -su mandato concluye en febrero-, Hansen afirma que “podría tener pequeñas objeciones con algunas de sus movidas, pero, en general, estaría perfectamente feliz con un segundo mandato” de la banquera central.

Fuente: Resultado de imagen para la tercera

 

No basta con que los abogados adquieran nociones básicas de protección jurídica del migrante, sino que también deben prepararse para interactuar con otras áreas del conocimiento. En ocasiones las personas requieren de un trato especial, debido al miedo o un stress post traumático.

 

 

Pamela Rillón Oportus

Analizar el fenómeno de la migración en Chile es tan complejo que puede no lograr reflejar la realidad de los migrantes. Por ejemplo, enseñar castellano a palestinos y sirios en la ONG Amal o a haitianos en la Fundación Fré, en el Barrio Yungay, y ser testigo de sus progresos es de una retribución personal impagable. Pero esa alegría se ve empañada al conocer lo difícil que es su inserción social y los abusos que tienen que experimentar, como hacinamiento, racismo, discriminación, cobros excesivos en los arriendos de viviendas, explotación laboral o trabas para encontrar lo que más desean; tal como lo expresa el director ejecutivo de la Fundación Frè, José María del Pino, “lo primero que aprende un haitiano cuando llega a Chile, no es hola, sino la palabra trabajo”.

Según la normativa internacional, la migración tiene un rango que lo incluye dentro de los derechos humanos consagrados en la Declaración Universal de Derechos Humanos y la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de las Naciones Unidas. También están protegidos en la ley de migraciones chilena de 1975 y en el actual Proyecto de Ley de 2017. De este modo, el libre tránsito en búsqueda de oportunidades en otro país, no debe ser mirado como la posibilidad de transformar a las personas en mano de obra barata, sino como una instancia para acogerlos y sumarlos a una nueva cultura, con toda la riqueza que ellos aportan.

Los flujos migratorios no se van a detener, por lo que no solo se requiere enfrentar el fenómeno desde una legislación moderna, sino además encararlo con la contribución del sector público, del sector privado y de la sociedad civil.

Si ponemos el foco en la protección jurídica de los migrantes ¿tiene la abogacía una obligación o responsabilidad ética de ofrecer asistencia a estas personas? ¿Debería formar parte de la vocación profesional la defensa de los derechos humanos y el cumplimiento del derecho internacional para garantizar la dignidad de los migrantes?

Qué dicen los especialistas

Carolina Contreras, directora ejecutiva de la Fundación Pro Bono, cree que existe un deber ético de la profesión, porque los abogados están en una situación mejorada frente al sistema. Y además, están llamados a hacer justicia frente a la posición de vulnerabilidad de los migrantes, especialmente los niños y los que no hablan el idioma. “Los abogados podemos cambiar la situación de una persona en forma radical, y nosotros como fundación apelamos a los abogados a que aprovechen su expertise y aporten desde el tecnicismo de la ley”.

Esta profesional sostiene, sin embargo, que respecto de la migración hay que mejorar las políticas porque este tema no se agota en el abogado ni en la ley. Para ella, se trata de una cadena que requiere cambios estructurales en extranjería, el registro civil y todo servicio público que reciba al migrante. “Y en esta cadena de apoyo, el abogado tiene la gran oportunidad de reencontrarse con las razones sociales por las que eligió esta profesión”.

Por su parte, Francisca Vargas, profesora de la Clínica Jurídica de Migrantes y Refugiados de la Universidad Diego Portales, afirma que la responsabilidad de la abogacía no sólo implica adquirir las nociones básicas de la protección jurídica del migrante, sino que también debe incluir conversaciones con otras áreas del conocimiento. “Lamentablemente, en ocasiones la persona requiere de un trato especial por estar pasando por una situación de miedo o stress post traumático”, afirma, y añade que representa un desafío de los actuales tiempos el capacitar a los abogados en temas de habilidades blandas y trato a las personas.

Para ella, además, se debería ampliar la malla curricular en las escuelas de Derecho para que se enseñe derecho internacional de los refugiados, o que existan capacitaciones o cursos de actualización para abogados sobre la materia: “Lo anterior no sólo ayudaría a tener un interés general, sino también a que más personas se dediquen a este área”.

Tomás Greene, asociado en el estudio Garnham, sostiene que debido a su desesperación y su falta de redes e información, los migrantes se encuentran expuestos a diferentes abusos. Cuenta que, por ejemplo, en las inmediaciones de la oficinas de extranjería existen locales que cobran $60.000 (más de US$90) por ayudarles a llenar un formulario para la reconsideración de una solicitud de visa.

Greene considera que este tipo de prácticas se podría combatir si existiera mayor cantidad de personas dispuestas a ofrecer información o prestar servicios tan simples que contribuyen en forma eficaz y concreta al desarrollo de sus proyectos de vida.

Nicolás Torrealba, ex jefe Extranjería del Ministerio del Interior, coincide en que la inserción laboral es prioritaria y que los estudios de abogados podrían aportar con asesoría en contratos de trabajos y permisos que se necesitan para abrir un pequeño negocio. También cree que sería una gran oportunidad para todos aquellos abogados que tienen una especial sensibilidad en el tema -como por ejemplo, quienes son nietos o bisnietos de sirios- el orientar a los que igual que sus antepasados vinieron a Chile a cumplir un sueño.

Fuente: 

 

“¿Puede un agente electrónico que actúa mediante inteligencia artificial participar en la negociación de un contrato? ¿Tiene personalidad legal? ¿Tiene capacidad y voluntad? ¿Qué ocurre cuando una máquina toma una decisión errónea que afecte al otro contratante?…”

 

tendencias tecnológicas

 

Francisco Aravena Riveros

Vivimos en una sociedad en donde las tecnologías están cambiando los paradigmas de los modelos de negocios, la forma en que nos comunicamos y entretenemos.

Términos técnicos como “inteligencia artificial”, “big data”, “data mining”, “profiling”, “blockchain”, “decisiones automatizadas”, “publicidad comportamental”, “criptodivisas”, “ransomware”, entre otros, cada día son más comunes dentro de las empresas chilenas, las que siguiendo las tendencias tecnológicas actuales, han mejorado sus procesos internos de producción.

Examinemos algunos:
1. Big data, data mining y profiling
La gran masa de datos sobre las más diversas materias componen lo que se denomina el big data, del cual a través de diversas técnicas de data mining se obtienen patrones de comportamiento, preferencias, sujetos y un sinnúmero de datos que tienen por objeto mejorar los resultados en un proceso comercial específico dentro de las empresas o instituciones.

Un ejemplo práctico es la técnica del profiling, por medio de la cual se elaboran perfiles de personas, tanto a partir de datos personales como no personales, para ser usados como base para predecir aspectos como el rendimiento profesional, salud, preferencias personales, fiabilidad, situación económica, etc. Esta información facilita la toma de decisiones estratégicas.

En Chile, hasta la fecha, una de las pocas normativas que regulan (indirectamente) estas actividades es la Ley N° 20.521, “sobre protección de datos de carácter personal para garantizar que la información entregada a través de predictores de riesgo sea exacta, actualizada y veraz”, que establece en su artículo único una prohibición de actividades de predicción y evaluación de riesgo comercial que no estén basadas únicamente en información objetiva relativa a morosidades. La Ley N° 19.628, “sobre Protección de la Vida Privada” establece una norma similar, en su artículo 9, inciso final.

El problema de dichas normas es que son solamente aplicables a materias comerciales, por lo que otros aspectos sensibles, como la salud, rendimiento profesional y preferencias personales pueden ser blanco de técnicas como el profiling.

Este año, tanto el Gobierno como un grupo de congresistas encabezados por el senador Felipe Harboe, han presentado iniciativas legales tendientes a fortalecer la protección de datos personales, junto con establecer reglas para el tratamiento lícito de los mismos.

En dichas iniciativas, inspiradas principalmente en la normativa europea, se regula el profiling bajo la figura legal de la “elaboración de perfiles”, concediéndose el derecho a no ser objeto de una decisión basada únicamente en el tratamiento automatizado de datos, como también el derecho de no ser sujeto a elaboraciones de perfiles que produzcan efectos jurídicos en las personas o les afecten significativamente (rechazo de créditos, de coberturas de seguros; rechazo de postulaciones a empleos, etc.). El proyecto de ley otorga además el derecho de impugnar las decisiones que impliquen una valoración de su comportamiento, como también el derecho de obtener información acerca de los criterios usados al tomar la decisión.

De aprobarse, esta nueva regulación permitiría servir de contrapeso a la automatización de los procesos. Así, un ejemplo de actores afectados serían las agencias de marketing, que deberán contar con asesoría legal en el tratamiento de datos personales para la realización de prácticas como publicidad comportamental (behavioural advertising), la que también será alcanzada por la regulación del profiling.

2. Inteligencia artificial (IA)
A lo anterior se le ha sumado un (ni tan) nuevo factor que ha cobrado gran interés en los últimos años: la “inteligencia artificial” (IA). Por medio de la IA, desarrollada por computadoras alimentadas con grandes volúmenes de información y perfiles, las empresas han descubierto una herramienta completísima, con un gran potencial productivo, que facilita la toma de eficaces decisiones.

Además, permite la participación de los denominados “agentes electrónicos” en la negociación y formación de contratos, sobre todo en el mundo del comercio electrónico.

Los agentes electrónicos son códigos informáticos que pueden o no funcionar en base a inteligencia artificial, y que interactúan con las personas en la negociación de contratos y otro tipo de actividades de carácter comercial.

El tema no está exento de problemáticas y polémicas: ¿puede un agente electrónico que actúa mediante inteligencia artificial participar en la negociación de un contrato? ¿Tiene personalidad legal? ¿Tiene capacidad y voluntad? ¿Qué ocurre cuando una máquina toma una decisión errónea que afecte al otro contratante? ¿Existe responsabilidad legal por el error, incumplimiento o daño causado por ella?

Estos temas han sido acaloradamente discutidos en la doctrina extranjera y todavía no existe consenso. Sin embargo, sí existe acuerdo en que los principios generales del derecho son aplicables. Como sea, no vemos impedimento para que normas especiales contribuyan a determinar las consecuencias legales de los actos de las máquinas, toda vez que dada la complejidad de estos temas, resultaría complejo entregar el total de la interpretación jurídica de estas materias a los tribunales de justicia, los que muchas veces no están instruidos en materias tecnológicas.

3. Criptodivisas
Aunque las bitcoins (BTCs) sean la más popular de las denominadas “criptomonedas”, existen numerosas alternativas que están comenzando a ofrecer características mucho más llamativas e interesantes para sus usuarios: las “bitcoins 2.0”. Un ejemplo de ellas son las “ethers” (ETHs), propias del protocolo P2P Ethereum.

A través de esta criptomoneda se permite la creación de contratos inteligentes o smart contracts, códigos computacionales programados para realizar cierta acción cuando se verifica una determinada condición. En otras palabras, estos contratos inteligentes nos permiten hacer que nuestra forma de pago virtual sea programable y siga instrucciones autoejecutables (porque se ejecutan por la simple verificación de un hecho) e inmutables (ya que se almacenan en nodos que usan protocolos distribuidos en donde cada persona en la red sirve como libro de registro de cada una de las operaciones que se realiza, por lo que resulta casi imposible su modificación).

Los contratos inteligentes en realidad no son contratos propiamente tales, sino que meros códigos informáticos que reemplazan la letra de un contrato. Las cláusulas contractuales son así meras instrucciones escritas en un código específico que, dada la ocurrencia de una determinada condición, se autoejecuta.

Esta forma de ver el derecho no es tan reciente. Ya en la década de los 90 se discutió por numerosos intelectuales acerca de la posibilidad de que la arquitectura y los códigos computacionales pudiesen constituir “Derecho” (lex informática y code is law).

Si bien ello es más que discutible, es cierto que al ser un contrato inteligente autoejecutable, las consecuencias del mismo son una verdadera especie de ley que aplica a las partes, debido a que no existe posibilidad de volver atrás una vez que una cláusula se ejecuta.

Respecto de los bitcoins, también ofrecen la posibilidad de crear contratos, que se pueden crear por el protocolo Ethereum y que son muchísimo más potentes y complejos, razón por la cual el valor y la demanda por los ethers ha explotado exponencialmente.

Las principales preocupaciones legales respecto de las criptomonedas hacen referencia a: i) posibles evasiones tributarias (¿tributa? Y en la afirmativa, ¿cuándo o bajo qué supuestos?); ii) el lavado de dinero; y, iii) su naturaleza jurídica (¿es dinero? ¿es un commodity? ¿es un servicio electrónico? ¿es un medio alternativo de pago o mecanismo contractual?)

Cabe indicar que el uso de las criptodivisas no se limita a su utilidad como medio de pago, sino también como medio de inversión. En Chile existen varios servicios de compra y venta de bitcoins y ethereum, tales como CryptomarketSurBTCYaykuyTradeBTC, entre otros.

Como podemos apreciar, los años que vienen estarán llenos de desafíos tanto técnicos como legales. Las nuevas tendencias tecnológicas demuestran que nuestra sociedad no se detiene y que es necesario que estemos preparados para vivir en un mundo cada día más complejo y digitalizado.

 
Francisco Aravena Riveros es abogado de la U. Adolfo Ibáñez y LLM en Derecho de las Nuevas Tecnologías de la Universidad de Oslo, Noruega. Es parte del equipo de SILVA, estudio especializado en Propiedad Intelectual, Innovación y Nuevas Tecnologías (www.silva.cl).

Fuente: 

 

Para abordar la negociación existen tanto técnicas competitivas como colaborativas, en que las partes son protagonistas en la búsqueda de soluciones. Para alcanzar arreglos satisfactorias se requiere la máxima transparencia y el intercambio de información confidencial relevante.

 

 

El uso por los abogados de la negociación y el derecho colaborativo como herramientas eficaces para la defensa de los intereses de sus clientes es “una materia apasionante que necesita un impulso”, aseguró Soledad Borque presidenta de la Subcomisión de Métodos Extrajudiciales para la Resolución de Litigios y Conflictos del Consejo General de la Abogacía durante la presentación de la Jornada “Negociación y Derecho Colaborativo”, que tuvo lugar el martes 3 de octubre.

Juan Antonio García Cazorla, consejero del Consejo General de la Abogacía Española, recordó que el pleito no siempre es la solución y que “existen otros métodos más apropiados que recogen la sensibilidad de las partes en conflicto”, mientras que Jordi Estalella, abogado y autor de varios libros sobre técnicas de negociación, sostuvo que la mediación y la negociación son un escalón menos intervencionista para la resolución de conflictos partiendo de “un procedimiento donde las partes tienen posturas contrarias e intensas”.

Sin embargo, para que exista negociación tiene que haber un espacio común para alcanzar una posición compartida y para eso se necesita comunicación, añadió Estalella, quien aseguró que para abordar la negociación existen tanto técnicas competitivas como colaborativas.

En la actividad se abordó el derecho colaborativo como un método distinto para ejercer la abogacía. Helena Soleto, abogada y profesora de derecho procesal, aseguró que el derecho colaborativo se basa en la negociación. A lo largo de la historia, la resolución de conflictos siempre se ha resuelto conforme a garantizar derechos o intereses, pero con una imposición de la resolución por un poder.

Soleto defendió que los conflictos se resuelvan “a la sombra del Derecho” porque en un Estado moderno debe prevalecer la resolución de litigios a través del interés de las partes y no por imposición de un poder.

La base del derecho colaborativo es la negociación en equipo entre los abogados y sus clientes y otros profesionales —economistas, graduados sociales, psicólogos, psiquiatras, pedagogos, coaches, mediadores, árbitros, terapeutas—, que puedan colaborar para alcanzar un acuerdo a largo plazo, a través de soluciones creativas desde los valores de respeto, transparencia, equidad y confidencialidad.

Es un proceso en el que las partes son protagonistas en la búsqueda de soluciones. Para alcanzar arreglos satisfactorias se requiere la máxima transparencia y el intercambio de información relevante.

Por ello, las partes deben respetar la confidencialidad del proceso.

A su vez, los abogados colaborativos participantes en el proceso se comprometen en el caso de no llegar a un acuerdo satisfactorio a no representar a sus clientes en un futuro contencioso sobre la materia.

* Reproducción autorizada. El presente texto es un extracto del artículo “La Abogacía analiza la negociación y el derecho colaborativo como herramientas eficaces frente al pleito”, escrito por el Consejo General de la Abogacía Española y publicado en Law and Trends.

Fuente: