Llevar registros confiables de las distintas etapas de negociación de una operación, generación automatizada de formularios contractuales y llevar índices de bienes raíces y propiedad intelectual son algunas de las potencialidades.

 

tecnología blockchain

 

En un artículo publicado esta semana y titulado “Practical Examples Of How Blockchains Will Be Used In Legal Firms“, Bernard Marr, colaborador (contributor) de Forbes.com, sostiene que esta tecnología posee muchas características útiles para el sector, pero que quizás la mejor de ellas es que puede entregarle seguridad a la información con registros inmodificables y transparentes.

Ésta es una de las herramientas que han sido calificadas de disruptivas en diversas industrias y respecto de la cual se predice que podría ser tan usada como lo es internet hoy. Según el autor, está a pocos pasos de revolucionar el mundo jurídico.

¿Qué es la tecnología blockchain?

IBM, en su sitio web The Developer Works Blog, comienza su explicación así: “La tecnología es útil sólo en cuanto resuelve problemas de negocios y Blockchain no es la excepción”.

Para empezar, habría que tener claro que toda transacción comercial descansa en 3 pilares: confianza, transparencia y capacidad de auditoría o rendición de cuentas. Si tienes una buena reputación, es más probable que yo confíe en ti; si tenemos una buena experiencia en nuestra historia de negocios, seguiremos haciendo negocios a futuro.

¿A qué se refiere la confianza? A que yo, como una de las partes, voy dejando registro de todo aquello que considero importante. Y tú, mi contraparte, haces lo mismo, pero ninguno de los dos ve la información del otro.

“Como no existe transparencia, es difícil tener claridad acerca de cómo avanza la operación hasta que el contrato está firmado. Pero qué pasa si algo sale mal…”, se lee en la explicación de IBM.

En orden a hacer las cosas como es debido y dar cumplimiento a la normativa que corresponda, la parte contratante deberá incorporar a abogados, contadores y, dependiendo de la industria, seguir protocolos gubernamentales. Y de todo ello hay que guardar registro.

El core de la tecnología Blockchain usa un registro que es visible por todas las partes involucradas en la transacción y únicamente para ellas. Mediante una red de consenso y el uso de encriptación, el registro (ledger) garantiza su consistencia, porque al ser consensuado y sincronizado (distributed), cada parte, sin importar donde se encuentre físicamente, puede estar al tanto del estado de avance, monitorear la operación y obtener copias que serán idénticas para todos los participantes.

Ejemplos de tecnología blockchain en el mundo legal

De acuerdo a Bernard Marr, todo tipo de negocios van a querer utilizar esta herramienta y necesitarán consejo legal respecto de las implicaciones legales, por lo cual todo abogado debería estar preparado para dar una adecuada respuesta a este tipo de requerimientos.

Además, blockchain es capaz de almacenar todo tipo información digital, incluyendo códigos de programación. Es perfectamente posible, dice el autor, crear un contrato que sea generado automáticamente sobre la base de ciertas variables dadas, sin intervención humana alguna. Y una vez que su uso sea masivo, podrán ser defendidos en tribunales.

Es más, continúa, se espera que la práctica contractual evolucione al punto de que los contratos sean muy distintos de los contratos en papel y los protocolos que se utilizan hoy. Y por ende, si los contratos pueden ser redactados y celebrados por las partes de manera autónoma, el rol de los intermediarios y de aquellos cuyo trabajo hoy es ayudar a revisar y dar el visto bueno a los contratos cambiará.

Otro de los usos de blockchain será en los registros de propiedad de bienes raíces y en la gestión de los respectivos títulos y escrituras, pues habrá un registro fácilmente verificable. Y desde el Estado hasta los propietarios podrán acceder a la misma información, para conocer de quién es el dominio y cuándo ha habido una transferencia a un nuevo propietario.

Si bien hay países como Chile, donde el tema está muy normado y estandarizado —y funciona con transparencia, aunque con un mal sistema de tracking—, Marr hace hincapié en que en los países en desarrollo suele haber gran confusión en el tema registral.

Propiedad intelectual sería también un área jurídica en la cual implementar esta tecnología traería beneficios, pues puede proveer registros indiscutibles, accesibles a escala global. “Porque blockchain es irreversible, segura y da fe de la fecha de cada evento, ofrece el mejor mecanismo para proveer evidencias de primer uso y sus aplicaciones prácticas para cualquier tipo de patentes, copyrights y marcas registradas”, añade.

Fuente: Resultado de imagen para idealex.press

 

“No es lo mismo que un cliente reciba un contrato que encargó desprotegido de manchas y roces con un clip o grapa (corchete), que si lo recibe con una carpeta de tapa gruesa e impermeable con la imagen de nuestro despacho…”.

 

branding sensorial

 

Juan Pablo Maza Correa

¿Cuántos creen que están enganchados al sabor de una bebida y no a su olor? ¿Cuántos deben pensar que “sólo” van a Starbucks por el café y no por la sensación que perciben de la marca? ¿Cuántos piensan que no son fans de la música que suena en las tiendas de ropa, como las de Inditex, donde ponen música a todo volumen?

Todas estas prácticas insinuadas son parte del marketing de las marcas: te presento el «branding sensorial». Hoy en día todo lo que sucede cuando nos acercamos a una marca ha sido estudiado al milímetro y nada es casualidad.

Las marcas llevan años utilizando las “experiencias de los sentidos” para venderse, para crear una percepción que fidelice al cliente y que haga que comprar su producto sea más que eso, una experiencia.

En las tiendas de la marca Abercrombie, en EE.UU., los dependientes incluso tienen el ritual de que cada 2 horas rocían la ropa de perfume. Las marcas han evolucionado al olor de marca, sonido y música de marca, no sólo la imagen de marca.

«Hay ruidos y olores que asociamos espontáneamente a enseñas emblemáticas como Harley-Davidson con su mítico rugido del escape, o el maravilloso olor a cuero de la tapicería antigua de los Jaguar, el olor al consomé de Lhardy», dice Ignacio Ochoa Santamaría, consejero delegado de la consultora Branward.

«Son modelos sensoriales. Cuando intentas crear y vender algo siempre tratas de apelar a todos los sentidos», dice Luis Lara, de la consultora KPMG.

A su juicio, el branding sensorial es «reciente por un lado y, por otro, algo que viene de hace décadas». Ejemplo de ello es el mítico olor a palomitas recién hechas de los cines, que predispone a cualquiera a comprar comida antes de ver una película, o incluso, como hace la sala AUGUSTA (en Palma de Mallorca), como tantas otras por todo el mundo, que paseando por delante del cine, desde la calle, percibas ese olor a “momento película, con tu refresco y palomitas recién hechas”. Todo es marketing, más bien, branding sensorial.

¿Crees que Redbull gusta sólo por su sabor? ¿O más bien engancha por su aroma? ¿O por la imagen de marca deportiva y extrema que vende? Algo de todo lo que envuelve a la marca ha enganchado a sus consumidores, algo… o todo el conjunto, quién sabe.

La música también es factor clave en la percepción de la marca por el consumidor, la música engancha, por lo que transmite, y los gigantes del mercado textil lo saben.

No es lo mismo que suene música sólo en español, dando una imagen de producto nacional, o que suene música internacional, como sucede en las tiendas de Inditex, dando una imagen de marca multinacional. Tampoco es lo mismo elegir un tipo de música que otro; de hecho, hay empresas especializadas en este tipo de branding y se encargan de elegir las canciones por su letra, por lo que transmite la canción. Ya no se lleva eso de entrar a un establecimiento y que suenen los 40 principales: Spotify se ha encargado de sepultar la radio en los negocios.

En cuanto a los abogados y podría decir cualquier otro profesional, porque aunque hay quien es consciente de su importancia, la gran mayoría ignora el branding sensorial y su necesidad. Que trabajes sólo en un despacho, o seáis un grupo de 4 no impide que puedas transmitir lo mismo que las grandes marcas.

Aplicando la teoría de todo lo anterior, podemos llegar a la conclusión de que es tan importante el servicio que se presta como la forma en que se presenta: el qué es igual al cómo. No es lo mismo que un cliente reciba un contrato que encargó desprotegido de manchas y roces con un clip o grapa (corchete), que si lo recibe con una carpeta de tapa gruesa e impermeable con la imagen de nuestro despacho; diferentes presentaciones para un mismo documento, el del contrato que marcará un antes y un después en la vida personal o profesional del cliente.

De la misma forma un email puede incluir un buen saludo y despedida, distinguiéndose del resto de correos que pueda recibir el cliente, y no caer en el error de que se parezcan a un WhatsApp, porque para eso ya tienes la aplicación, o por ejemplo, que el email incluya una trabajada firma con la imagen del despacho.

Debemos dar la sensación de protección e importancia que los documentos realmente tienen para la parte que los contrata, aunque no haya sido el encargo más complicado que el profesional ha recibido en toda su carrera. Este ejemplo anterior es un detalle poco costoso, pero que puede significar y decir mucho para (y de) cualquier persona.

Para las grandes firmas, que pueden ir un paso más allá, el branding sensorial es de suma importancia, pues define la sensación e impresión que transmiten a sus clientes desde el momento en el que estos entran por la puerta de su despacho, con una sala de espera señorial, incluso con música clásica y reconfortante. Porque cierto es que cuando alguien va a ver a su abogado, puede que lo haga en un momento de gran estrés personal.

Es entonces, cuando el trabajo del abogado es el de transmitir tranquilidad y protección, empezando en el momento en que el cliente pone un pie en el despacho. Esto hará que la gente quiera venir a visitarte.

 
Fuente:  Resultado de imagen para idealex.press

 

 

El fallo de la Corte de Apelaciones de Santiago dijo que al acoger el recurso de protección no se emite pronunciamiento en torno al incumplimiento contractual que se denuncia por la recurrida, sino por el contrario, se da protección al recurrente, quien se ha visto afectado en su derecho a la honra.

 

 

De acuerdo a información publicada en el Portal de Poder Judicial chileno, la Corte de Apelaciones de Santiago acogió un recurso de protección por publicaciones ofensivas realizadas por una mujer en Facebook.

En fallo unánime (causa rol 36.299-2017), la Quinta Sala del tribunal de alzada dio lugar a la acción judicial presentada en contra de la recurrida por afectar el derecho a la honra, ordenando la eliminación de las referencias en la red social sobre los recurrentes.

El fallo dijo: “Que lo anterior no importa en caso alguno emitir pronunciamiento en torno al incumplimiento contractual que se denuncia por la recurrida, sino por el contrario, dar protección al recurrente quien se ha visto afectado en su derecho a la honra por el actuar abusivo (…), desde el momento que ésta exhibe fotografías del recurrente denunciándolo como ‘incumplidor de sus obligaciones’ y ‘como sinvergüenza’, sin que ello se haya dirimido en la sede procesal que corresponde –sea civil o penal– que ampare todas las garantías del debido proceso para aplicar así la regla de derecho pertinente a una situación fáctica efectivamente probada”.

La resolución agrega que “el actuar de la recurrida no puede calificarse como el ejercicio legítimo de un derecho, cuando de los antecedentes acompañados al libelo por el recurrente se observa el uso de un medio social para denostar una persona –con o sin razón– prescindiendo de la institucionalidad, a pesar de haber ejercido acciones judiciales para desvincularse del recurrente”.

Por lo tanto, el recurso de protección fue acogido, y la Corte ordenó a la recurrida, dentro del plazo de 3 días, proceder a eliminar de su Facebook toda referencia al recurrente y su familia.

Fuente: Resultado de imagen para idealex.press

 

La inteligencia artificial y sus múltiples usos en el mundo jurídico siguen dándonos sorpresas. Están en pleno desarrollo los chatbot que permiten establecer conversaciones online con un agente automatizado, que entrega respuestas de tipo legal, previamente alimentado con conocimientos, palabras, matices y estilos gramaticales.

 

P. Cavalli / S. Martin

Los pop-up (o ventanas emergentes en pantalla) con chat boxes (o cuadros/cajas para “chatear”) en los sitios web cada vez tienen mayor uso.

En marzo de este año, una firma dedicada a bienes raíces informó el lanzamiento de un chatbot para automatizar el proceso de entrega de cotizaciones a los potenciales clientes, publicó el sitio británico especializado Legal Futures. Cuando el chatbot no pudiera responder, entonces la inquietud sería enviada a un “humano” del equipo de servicio al cliente.

Tan solo un mes más tarde, Neil Rose, editor de Legal Futures, comentaba la programación de un “robot junior clerk“, que incluso ya había sido bautizado como “Billy.Bot”, que haría el trabajo que tradicionalmente correspondía a los clerks o secretarios de los barristers (abogados autorizados para litigar en tribunales) y que incluso entregaría información legal básica a usuarios online.

El objetivo final de este chatbot es mostrar a los usuarios medios legales en línea, sin costo, ty ayudarlos a decidir si realmente necesitan ayuda legal. En caso afirmativo, el chatbot les encontraría un abogado –ya fuera un solicitor o directamente un barrister–, coordinando la reunión y haciéndose cargo de todas las tareas de un secretario humano… menos el porcentaje de los honorarios del abogado.

Qué es un chatbot

Eduardo Riveros Quiroz, periodista, master en Ciencias de la Comunicación y estudiante de Ingeniería Informática, entrega esta definición: “Un chatbot es una plataforma que se utiliza para implementar una conversación entre un ser humano y un agente de inteligencia artificial. Su funcionamiento contempla un proceso de comunicación bidireccional, emulando una conversación humana, donde el flujo conversacional se establece digitalmente, vía texto, voz y video”.

En el sitio web smartbots.cl se explica que el servicio que proveen es adaptado al lenguaje del público objetivo, que entiende el idioma en contexto, “sus formas, jergas, regionalismos y hasta los errores gramaticales”, respondiendo lo que los clientes quieren saber.

¿Cuánto tarda en hacerse un chatbot? La demora depende de la cantidad de información y la “inteligencia” que se le quiera dotar al agente artificial, responde Riveros. Esa inteligencia, en términos informáticos, tiene directa relación con la cantidad de información de que se lo dote, es decir, palabras, conocimientos, matices y estilos gramaticales, y que hacen más completo al agente. “Por ejemplo crear un flujo conversacional para una tienda de pizzas a domicilio podría ser creado en un fin de semana; no así un chatbot dirigido a expertos en física molecular o para especialistas en derecho tributario”.

Eduardo Riveros explica que los chatbot que están teniendo éxito son los que se están desarrollando programados por el ser humano, “donde se necesita un equipo de expertos en lingüística, que pueden ser periodistas, antropólogos, licenciados en literatura o también se pueden incluir abogados, según la naturaleza del chatbot por sus habilidades discursivas”. A ellos se agrega un equipo de programadores o ingenieros informáticos, que puedan encargarse de la parte digital, del “cerebro del sistema”, la codificación que permite que el chatbot pueda incluirse e integrarse en una página web, en redes sociales o en un punto de atención al cliente virtual, como bancos o retail, añade.

Luigi Woschion, socio de LegalNovus, agrega un matiz: si el usuario entiende que está interactuando con un agente automatizado, el sistema funciona muy bien, pero si la empresa que lo utiliza intenta hacer aparecer que el chatbot es un humano, el usuario se da cuenta y eso le causa inmediato rechazo, debido a la “desnaturalización” del servicio. “Porque per se se trata de servicios persona a persona con inmediatez; entonces el usuario espera un humano al otro lado y no un bot”, explica.

La vanguardia de Singapur

Singapur se está convirtiendo rápidamente en un centro regional de tecnología legal único en Asia. Las asociaciones judiciales y legales del país publicaron recientemente un plan para incorporar la tecnología en la cultura legal local, mientras que la Corte Suprema de Singapur ha iniciado procedimientos electrónicos sin papel, una tendencia que se está acelerando en otros tribunales de la región, según informa el sitio ALM.

Jonathan Wong es el fundador y CEO de Law Guide Singapore, un directorio de abogados sin fines de lucro y sitio web sobre conocimientos públicos que cubre derecho penal, civil y familiar. Wong señaló que muchos ciudadanos de Singapur todavía se enredan con problemas jurídicos “porque el mercado actual de fuentes de información legal y plataformas está fragmentado”.

“Muchas personas en Singapur saben cómo encontrar información sobre qué y dónde comer, en cambio no saben cómo obtener asesoramiento legal o ayuda confiable si están en problemas”, explicó.

Law Guide Singapore lanzó recientemente el primer asesoramiento jurídico de la nación mediante un chatbot, junto con un nuevo sitio web diseñado que aprovecha las redes sociales para conectarse mejor y educar a los consumidores legales.

Desarrollado con inteligencia artificial, el chatbot de Law Guide Singapore, que vive en la plataforma de mensajería instantánea de Facebook Messenger, está diseñado para “reconocer y responder frases y consultas comunes”, explicó Wong, agregando que “las consultas de los usuarios no necesitan coincidir exactamente con nuestras frases preprogramadas para obtener respuestas”.

Esto se debe a que el chatbot, que inicialmente está integrado con las guías de derecho penal y de familia, es mucho más que una simple plataforma automatizada de preguntas y respuestas. Utilizando capacidades de inteligencia artificial, el chatbot es capaz de “aprender” el comportamiento de los usuarios para comprender cómo responder a sus preguntas. El objetivo final es tener una interacción del usuario que sea más parecida a hablar con un experto legal humano en Facebook Messenger, que con una máquina con un guión.

El lanzamiento del chatbot en una plataforma de mensajería instantánea de plataformas sociales tampoco es una coincidencia. La iniciativa es parte del esfuerzo más amplio de Law Guide Singapore para atender a la gran base de usuarios de redes sociales de Singapur publicando contenido multimedia que explica temas complejos de la ley en términos sencillos y relacionables en sitios como Facebook, Twitter y YouTube.

Law Guide Singapore adopta una mentalidad, lo que usted necesita saber rápido y fácilmente “para abordar problemas legales comunes, pero a menudo complejos, haciéndolos fácilmente comprendidos a través de animaciones, videos e infografías”, dijo Wong.

Lo que viene a futuro

Aunque su enfoque en redes sociales es relativamente nuevo, la organización ya ha encontrado un éxito inicial. “Nuestra perseverancia en centrarnos en el contenido digital y en las redes sociales ha sido validada por nuestros más de 19.000 seguidores en Facebook y los más de 10.000 visitantes mensuales únicos, lo que nos ha permitido llegar a unas 150.000 personas que buscan información legal y respuestas a las preguntas relacionadas con la ley en promedio cada semana”, señaló Wong.

Pero Law Guide Singapore, que es autofinanciada por sus miembros fundadores, no quiere ser la única organización legal en el país que esté usando medios novedosos para conectarse con los consumidores legales.

“Lo que vemos es una oportunidad para que abogados y despachos utilicen contenidos digitales para llegar a clientes potenciales y diferenciarse del resto”, dijo Wong. “Y firmas de abogados ya se han acercado a nosotros para ayudarles en esto”.

¿Es viable hacer un chatbot que responda asuntos legales como éste de Singapur? Eduardo Riveros piensa que se puede y podría ser incluso mejor. “En el caso de Singapur, este chatbot está focalizado en aspectos penales y de familia, donde el agente artificial es el que guía las conversaciones a través de interacciones donde el despliegue de alternativas es el motor de la interacción, y se logra hacerlo a través de Messenger de Facebook, gracias a que esta red social abrió una api, que es una interfaz donde está codificada una serie de reglas para que varios programas puedan interactuar entre sí”.

Por su parte, Luigi Woschion da el ejemplo ya existente de “seguros legales”, en donde parte de la forma de entrega y desarrollo del servicio de consultoría y orientación legal a personas o empresas se hace por medio de opciones de atención a distancia: “Dentro de estas opciones están los chatbox, en donde en tiempo real un abogado responde al usuario registrado, ya sea previa agenda o dentro de un sistema similar a un call center en el que van cayendo las consultas y requerimientos a alguno de los abogados o asistentes de la plataforma que esté disponible”.

Esto serviría especialmente para integrarse con otras plataformas de chatbot, que pueden “exportar las conversaciones no sólo a Facebook, sino también a otras redes sociales. Las más conocidas son el entorno de inteligencia cognitiva de IBM, la plataforma de Microsoft llamada Botframework, y Api.ai que fue comprada por google.

En todo caso, cierra Woschion, la implemetación en un despacho de tecnología del tipo chatbox requiere no sólo del capital tecnológico, sino que se necesita un sistema de legal management que permita gestionar y obtener las mejores métricas, rentabilizando al máximo el servicio y resguardando la calidad.

Su recomendación, desde el punto de vista de legal management, es el desarrollo de tecnología de mensajería instantánea. “El chatbox es una muy buena herramienta tecnológica para estar en contacto directo con los clientes y en la prestación de servicios legales, genera cercanía y presencia, y está acorde a los actuales sistemas de comunicación”, agrega. Sin embargo, advierte, los clientes siempre deben saber si están interactuando con una persona real.

Fuente: Resultado de imagen para idealex.press

 

Los interesados pueden postular hasta el 11 de agosto. Se valorará la participación en trabajos previos de investigación y el dominio hablado y escrito de inglés, portugués o francés.

 

pasantía no remunerada

 

La pasantía es una modalidad de formación práctica que conjuga el aprendizaje y el trabajo, al incorporar al pasante en un equipo profesional, con el objetivo de que colabore en un proyecto de investigación específico, dice la convocatoria publicada en el sitio web del Centro de Estudios de Justicia de las Américas.

A la pasantía, que no será remunerada, podrán acceder alumnos con disponibilidad horaria o egresados universitarios, chilenos o extranjeros con residencia en Chile, de carreras de ciencias sociales, tales como derecho, sociología, ciencia política, periodismo, entre otros.

Los requisitos de postulación son contar con experiencia en trabajos de investigación, idealmente vinculados al sistema de justicia, tener facilidades de trabajo de exploración en internet, contar con habilidades de redacción de documentos, y conocimientos teórico-prácticos.

Es deseable buen dominio en alguno de los siguiente idiomas hablado y escrito: inglés, portugués o francés.

Habrá dos modalidades de pasantía: de 36 y de 20 horas a la semana, ambas de formato semipresencial en la sede de CEJA, ubicada en Santiago de Chile.

El tema a trabajar es la tercera versión del Proyecto “Índice de Servicios Judiciales en Línea” (ISJL).

Los interesados deberán llenar el siguiente formulario antes del 11 agosto.

Previa comprobación del cumplimiento de los requisitos, CEJA enviará una respuesta para coordinar una entrevista personal.

La incorporación deberá realizarse el 25 de agosto de 2017.

Fuente: Resultado de imagen para idealex.press