Mujeres impulsan el consumo en escenario de desaceleración económica

Mientras las ventas del comercio minorista de la RM cayeron con un -3,1%, el rubro de vestuario y calzado crecieron un 2,7 % y 12,1% respectivamente.

El rol de la mujer ha ido rompiendo barreras hasta abrirse paso en distintos ámbitos de la vida, no sólo en el aspecto laboral y social, sino también en el consumo. La mayoría de las decisiones de compra pasan por una mujer.

Según datos publicados esta semana por la Cámara Nacional de Comercio (CNC), las ventas del comercio minorista en la Región Metropolitana cayeron un 3,1% en julio, tras un alza de 3,3% en junio, evidenciando una fuerte contracción del consumo y acumulando en lo que va del año una débil alza de 2,7%.

Sin embargo, el mercado de calzado y vestuario sigue creciendo pese a este escenario de desaceleración. De hecho, mientras el consumo general anotó números rojos en el séptimo mes del año, el sector de vestuario creció un 2,7% y calzado un 12,1%.

La gerente de estudios de la CNC, Bernardita Silva, confirmó que el sector de vestuario femenino y calzado están por sobre el resto de los sectores, a pesar de la desaceleración. "Estos dos siempre han sido los sectores más fuertes, aunque si los comparamos con su desempeño el año pasado vemos una baja, pero continúan con un crecimiento positivo”.

De hecho, según la especialista, el segmento de vestuario femenino lleva acumulado a julio de 2014 un alza de 8,1% interanual, pese a la alta tasa de comparación de 24,7% que obtuvo en el mismo período de 2013.

Chilenas consumen para premiarse

El estudio Chilescopio 2014 realizado por la consultora Visión Humana reveló que más del 60% de los chilenos consume para premiarse. Según consigna el estudio, la mayoría de los compradores son mujeres jóvenes del segmento ABC1 y C3 del centro y sur del país.

El psicólogo y director general de la investigación, Patricio Polizzi, aseguró (que) esta cifra "refleja el uso paliativo que se le da al consumo frente a las emociones negativas de la vida cotidiana".

Según explica Polizzi, se observa el consumo "no sólo para obtener cosas, ostentar o tener experiencias placenteras, sino que para compensar la ansiedad, la frustración, el estrés y la incertidumbre".

"Pero las mujeres no solo compran ropa y zapatos para ellas, también tienen una fuerte injerencia en la decisión de compra de productos para el resto de la familia y en la elección de marcas para el consumo familiar, como se refleja en su preferencia por marcas, tiendas y productos", agregó.

 

FUENTE:
Emol.com

Profesionales de estas dos áreas comentan los cambios que implicarán para sus trabajos las modificaciones al actual sistema impositivo.

A partir de octubre próximo, el proceso de quiebras tendrá un profundo cambio en su estructura: establecerá un mecanismo más ágil para no afectar en exceso a las partes involucradas y facilitará la opción de reemprender tras un fracaso.

Hasta ahora la ley vigente de quiebras establece que tanto empresas como personas naturales se sujetan a un mismo y único procedimiento. Pero con la nueva Ley 20.720 de Insolvencia y Reemprendimiento, que comenzará a regir en nueve meses más, se establece un modo especial para las empresas y otra forma exclusiva para las personas naturales. Además, busca erradicar la palabra “quiebra” del vocabulario y reemplazarla por “liquidaciones o reorganizaciones” cuando se trata de empresas y “renegociaciones” en personas.

En este último caso, se crean dos nuevos procedimientos: uno que le permite al deudor (persona natural) renegociar sus obligaciones con sus acreedores; y otro que le da la facultad al individuo de liquidar sus bienes, pagando a sus acreedores acorde a las normas legales establecidas para el efecto.

¿Cómo solicitar una renegociación?

Según explican desde la Superintendencia de Quiebras, para que una persona natural pueda declararse en “quiebra” y renegociar sus deudas, es necesario que tenga dos o más obligaciones vencidas por más de 90 días corridos, provenientes de distintas obligaciones, y cuyo monto sea superior a 80 UF (cerca de $1.870.000). Además, no debe haber sido notificado de una demanda en su contra que solicite el inicio de un procedimiento concursal de liquidación o de cualquier otro juicio ejecutivo que no sea de origen laboral.

“Al no tratarse de un procedimiento judicial, no se requiere de abogados. La persona encontrará disponible en la superintendencia los formularios necesarios para iniciar el procedimiento adecuado, debiendo acompañar al mismo ciertas declaraciones juradas relativas a la identificación de sus acreedores, sus bienes y sus ingresos”, explica el doctor en derecho y profesor de la Universidad Católica Juan Luis Goldberg.

El nuevo procedimiento de renegociación tiene por objeto ofrecer a esta clase de personas un procedimiento administrativo y gratuito para ayudar a lograr acuerdos con sus acreedores. Con esto se evita que el deudor deba ir, uno a uno, ante sus diferentes acreedores para poder renegociar su deuda, ofreciéndose un único foro coordinado de discusión.

Este procedimiento se podrá iniciar por la misma persona deudora ante la nueva Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento a través de un formulario y presentando una solicitud de renegociación. Esto, junto a ciertos antecedentes (principalmente relativos a sus deudas, ingresos y bienes) y una propuesta de renegociación de sus obligaciones.

Con estos antecedentes, la superintendencia en los cinco días hábiles siguientes realizará el chequeo correspondiente y podrá declarar admisible la solicitud, ordenar la rectificación de antecedentes o solicitar información adicional, o bien declarar inadmisible la solicitud por resolución fundada.

Con este trámite iniciado y hasta el término del procedimiento, no se podrá solicitar la liquidación forzosa ni voluntaria de la persona deudora, ni podrán iniciar juicios ejecutivos o ejecuciones en su contra. Además, se suspenden los plazos de prescripción extintiva de las obligaciones del deudor; no se continúan devengando los intereses moratorios pactados en los actos o contratos de la persona deudora; todos los contratos suscritos por el deudor mantienen su vigencia y condiciones de pago, sin poder hacer efectivas las cláusulas de resolución o caducidad fundadas en el inicio del proceso.

En todo caso, cualquier interesado podrá objetar el listado de acreedores presentado por el deudor, y este no podrá ejecutar actos ni contratos relativos a sus bienes embargables que sean parte de la diligencia.

Una vez que todos los procedimientos legales hayan sido terminados, se realizará una audiencia de determinación del pasivo y una audiencia de renegociación, donde la superintendencia actuará como facilitadora y se propondrán y acordarán las nuevas condiciones que regirán las relaciones entre los acreedores y el deudor.

Si no se llegara a acuerdo en esta audiencia, se procederá a una audiencia de ejecución, en la cual la superintendencia presentará una propuesta de realización del activo del deudor, que deberá ser aprobada por el deudor y dos o más acreedores que representen a lo menos el 50% del pasivo reconocido con derecho a voto, o el 50% del pasivo contenido en la propuesta presentada por la autoridad del área.

 

FUENTE:

Emol.com

 

 

 

Profesionales de estas dos áreas comentan los cambios que implicarán para sus trabajos las modificaciones al actual sistema impositivo.

Contadores y abogados podrían ser los grandes beneficiados con la eventual aprobación del proyecto de Reforma Tributaria, que actualmente se discute en el Congreso.

Estos profesionales aseguran que han registrado una mayor demanda, producto de las dudas de los contribuyentes en torno a la iniciativa que recaudará en régimen US$ 8.300 millones adicionales, según las proyecciones del Ministerio de Hacienda.

En esa línea, el vicepresidente administrativo del Colegio de Contadores, Maclovio Moenne-Loccoz, indica que "evidentemente" habrá una mayor demanda de los profesionales, por lo que "el contador tendrá una participación importante en el asesoramiento de los clientes".

No obstante, el representante del gremio, hace hincapié en que los profesionales "deberán tomar conciencia porque se viene la tarea difícil, necesariamente van a tener que capacitarse".

El abogado y socio de la consultora tributaria Salcedo & CIA, Marcelo Muñoz, ratifica que "las complejidades de la reforma ha hecho que los especialistas tributarios, como abogados y contadores y otros profesionales a fin, sean bastante valorados, debido a que son bastante escasos".

Ello, porque según Muñoz, hay muchas personas que quieren prepararse para el nuevo sistema y tener claro la forma de tributar para no entrar en errores. "Hay muchas personas que requieren ayuda para entender estas materias, entonces nosotros estamos experimentando naturalmente, y me parece que va aseguir así, un alza en la demanda en estas materias", enfatiza.

Un resultado similar ha experimentado CDR Abogados, cuyo socio tributario, Álvaro Ramírez, explica que "naturalmente que se ha generado un incremento importante en las consultas".

No obstante, matiza en que "más allá de informarles sobre las principales directrices de la reforma, responsablemente hemos señalado a los clientes que no podemos dar respuesta definitiva a  sus inquietudes o recomendar cursos de acción en tanto la nueva ley sea promulgada".

Si bien Ramírez asegura que es difícil hacer proyecciones de cuánto podría aumentar la demanda de este tipo de servicios, pronostica que "los requerimientos de asesoría debieran tener un incremento significativo en los próximos años. Lo anterior considerando la gradualidad con que los cambios van a entrar en vigencia, la nutrida regulación administrativa que deberá emitir el Servicio de Impuestos Internos y el incremento en la judicialización de los conflictos con la autoridad tributaria".

Mejores profesionales

El director ejecutivo del Centro de Estudios Tributarios (CET) de la Universidad de Chile, Gonzalo Polanco, asegura que a raíz de las complejidades los contribuyentes necesitarán de una mejor colaboración; "en otras palabras de profesionales con un mayor nivel de conocimientos, que sean capaces de administrar el sistema y que puedan entregar una asesoría que asegure al empresario un adecuado cumplimiento".

Por su parte, el profesor de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, Hernán Villanueva, sostiene que por la reforma "deberíamos esperar personas más interiorizadas, que antes no se interesaban por temas tributarios".

Es por ello que se "amplía el rango de profesionales a ingenieros comerciales y economistas", que pueden prestar asesoramientos a las personas, pymes y grandes empresas.

 
FUENTE:
Emol.com

The 'rock star' economist sold out his London talk at the LSE – but his doomy prognosis isn't music to everyone's ears

Thomas Piketty

Thomas Piketty: 'I have no problem with inequality per se. Up to a point it can be a motivation for growth.' Photograph: Graeme Robertson

With all due respect to the "dismal science", this doesn't happen often: hundreds of people are queueing round the block for an economics lecture on a lovely summer's evening in London. And those are the people who have successfully booked seats. There's another queue of shifty-looking people hoping for return tickets and steeling themselves for disappointment. This, one might well think, is a microcosm of the dysfunctionally inegalitarian society under late capitalism that the speaker indicts in his book: a society cruelly divided between the haves and the have-nots.

And there are other divisions: black and white, young and old, City suits and flip-flop-sporting slackers, women and men, venerable baldies and twentysomething asymmetric fringes, post-endogenous growth theorists and their bitter foes, pre-post-endogenous growth theorists (sometimes known as endogenous growth theorists). But the most emblematic social division for our purposes is that between those in the queues who moan loudly about being gouged by the merchandising ("£30 for a book? They've got to be kidding. Who can afford that?") and those who've come clutching one, sometimes two copies of Capital in the Twenty-First Century, in the dewy-eyed hope that its author, Professor Thomas Piketty, will deign to sign it. Piketty later apologises for not putting the book online, saying it was because his publisher wouldn't like it: if he was really serious about reducing inequality, though, you'd think he'd ignore his publisher's compunctions.

Outside the Peacock Theatre, round the corner from the London School for Economics, the mood resembles an oversubscribed first night: it's ostensibly genteel and polite, but hides simmering resentments that could switch rapidly from sarcastic exchanges to elbow-shovings to full-on riot followed by zombie apocalypse if we don't all get in.

Don't these people know that they're queueing to hear about the historic shifts in the capital-income ratio, modifications to the Kuznets curve and the elasticity of substitution of labour? The counterintuitive answer is that quite a lot of them do. For those who have lived through austerity years that have made the rich richer and the poor more desperate, for those who read Richard Wilkinson and Kate Pickett's The Spirit Level: Why More Equal Societies Almost Always Do Better and wondered how we could become more Nordically egalitarian, Piketty has a message they want to hear: economics should be used for good rather than evil, to effectively redistribute wealth. Pikettians don't chant, but if they did it would go: "What do we want? An egalitarian shift in the ratio between g and r, where r is growth and g the return on capital. When do we want it? As soon as feasible, thanks."

Once we get inside the 999-seat theatre for the latest date on Piketty's sell-out world tour, our host, LSE Professor Tim Besley, says that tonight's guest has been described as a rock star. He doesn't mention that Piketty, earlier today, spent time doing what touring rock stars do (receiving the blessing of Saint Russell of Brand during a personal audience), but instead explains that the 43-year-old Frenchman once studied economic inequality at the LSE with Tony Atkinson, now honorary fellow of economics at Oxford. "He wasn't the only rock star to study at the LSE," says Besley. He's alluding, of course, to Mick Jagger who studied economics for a year at the LSE half a century ago and reportedly found it – imagine! – boring.

The lecture proves to be a greatest hits of his book, accompanied by visuals with charmingly low-spec graphs to clinch his central point. If we don't reform capitalism in the manner he suggests, Piketty argues, we risk going back to 19th-century wealth distribution.

Piketty's disquieting suggestion is that we are returning to pre-industrial levels of growth and wealth disparities at Regency levels. "That's why," a female Swiss journalist sitting next to me whispers, "feminism was wrong. Women should marry into capital rather than work." I'm not sure if that's what Piketty meant, but it's an interesting – if reactionary – corollary of his argument.

Piketty wants us to realise that the 20th century was unusual: rapid, unrepeatable population increases that helped accelerate growth, combined with shocks (two world wars, the Great Depression) that reduced the value of capital and so kept inequalities low. These are exceptions in human history rather than the rules. The 21st century won't be like the 20th, the professor predicts. If we don't act, the accumulation of capital in the hands of the very few will resemble the norms in the early 19th or 18th centuries.

Someone asks Piketty if what Margaret Thatcher proposed in the 1980s was right, namely that if you reduce inequality you reduce growth. "I have no problem with inequality per se," he replies. "Up to a point it can be a motivation for growth. When inequalities grow more extreme, it can be no good for growth. It leads to the perpetuation of inequality. Over time that stops mobility from happening."

The Frenchman is a genial lecturer, if one who uses comedy to lead us from cheerful uplands into the thickets of economic theory. Apparently, he says, it's not a joke that Amazon plans to replace workers with drones – and uses this story to make an elegant point about the elasticity of substitution of labour. I quite liked his barb about Downton Abbey: by 1913, land represented only 5% of capital so really wasn't as important as the drama suggests. Take that, Julian Fellowes.

As we stream out into the night, we are confronted by a new equation. If m is victims of Piketty mania and u the number of people who understand what he's on about, then while before the lecture, m>u, after it, the ratio is m<u. That, if not a solution to the problem of inequality, is an achievement.

 

Piketty splits

We asked attendees of Piketty's London talks where they stood on the economist's theories.

Nina Malli

Nina Malli, 24, LSE postgraduate student, originally from Austria
I've just finished my thesis about inequality in developing countries, so I had to be here. In a sense, I don't really care if there are inequalities as long as they can be justified in improving the lives of the poor. What Piketty seems to be saying is that inequalities no longer help and that seems clear to me: in developing countries there is hereditary wealth, handed from the rich to the rich, so there is political stability for a few people who have the resources. That's not good enough. My professor says that Piketty's analysis of the data is careful enough, which is different from what the FT critique of his book said. He's not the only one engaged with the issue of inequality: I particularly like the work of Thomas Pogge [the German philosopher and director of the Global Justice Programme]. I don't think it's a coincidence so many intellectuals are thinking about this issue right now – something's gone wrong. I've bought the book and am going to read it.

 

Ray Sheath

Ray Sheath, 73, campaigner, London
I think Piketty's analysis is too simplistic. Taxing the wealthy is a starting point, but if we're serious about correcting the problems of capitalism, we have to go deeper. In the 1990s, I was involved in the Democracy Project to encourage people to take control over their lives – very hard to do that when capitalism is globalised and our political systems are dysfunctional. Piketty doesn't address these issues, but he should. I'm also involved in the issue of trusteeship – this is something Piketty should be thinking about. Only through getting rid of the power of shareholders and dealing with the issue of ownership by establishing trusteeships in industry can we overcome the excesses of capitalism, and improve the well-being of society and social responsibility.

 

Musellem Adem

Musellem Adem, 60, secondary school maths teacher, London, originally from Eritrea
I haven't read the book yet, but I have read the FT review, which criticised his use of data, so I want to find out more about that. I'm interested in the issue of inequality particularly in rich countries like Britain. I came to Britain from Africa in 1979 and I didn't expect that people here would be so divided between rich and poor, that inequality would be an issue in a rich country, but it is, and increasingly so. I see income and wealth differences all the time even in the classes I teach. I still find "public schools", where Cameron and others in government went, confusing. Why are they called public when they are private and for the children of the rich?

 

Tom Kay

Tom Kay, 21, Socialist Worker employee, Sheffield
I welcome anybody who says that capitalism is corrupt, and it clearly is whether you look at what's happening in Iraq or the bedroom tax in Britain. Piketty says he's never read Marx, which is a shame. A Marxist analysis of economics is clearly what we need now. Really, I'm here to encourage people to attend Marxism 2014, a festival of ideas and resistance in ondon, in July. I like what he says about inequality being wrong, but I don't think his solutions go far enough. I agree with taxing the wealthy, but there is more to destroying capitalism than that.

 

Laia Gordi

Laia Gordei, 30, journalism postgraduate student, originally from Barcelona
I'm not sure I'm convinced by his point of view because I think I'm more of a Marxist. He's more of a guru of the social democratic parties. I haven't read his book yet and I'm not sure I will. It's super-expensive: £30 for 700 pages. How can they charge so much for a book about inequality?

 

FUENTE:

The Guardian home

 

Las AFP nuevamente se muestran como protagonistas, pues poseen un 35% aproximado de los bonos de la cadena de retail.

Votación de bonistas será clave en proceso de renegociación de deudas de La Polar

Tres juntas realizará La Polar los primeros días de julio. El primero de ese mes se reunirá con sus accionistas quienes deberán aprobar la emisión de un bono convertible por acciones, un aumento de capital para respaldar dicho instrumento y la modificación del convenio judicial preventivo.
 
Un día más tarde se presentarán ante los tenedores de bonos a quienes propondrán los cambios en sus instrumentos. Finalmente, dos días después, harán lo propio ante sus acreedores.

Sin embargo, la cita del 2 de julio, ante los tenedores de bonos será clave para el destino de la propuesta. Esto porque un 99% de las acreencias están en sus manos, salvo dos (el banco HSBC e Internacional) que en el proceso pasado no cambiaron sus instrumentos -pagarés o efectos de comercio- por bonos.

Así, lo que decidan los tenedores será lo que posteriormente se votará en la asamblea de acreedores, la que según entendidos se traduce en una mera formalidad, pues los mismos habrán aprobado dos días antes los cambios.

De esta forma, el quórum necesario durante la junta de acreedores para aprobar las modificaciones al convenio judicial preventivo estaría más que cumplido. La Polar necesita dos tercios de los acreedores y 75% de los créditos (montos) para aprobar los cambios.

En cualquier caso, serán las AFP nuevamente las protagonistas del proceso, pues poseen un 35% aproximado de los bonos de la cadena de retail, dicen cercanos a la firma. Los bancos, en tanto, ostentan alrededor de un 20% de éstos, por lo que su voz también sería importante.

Procedimiento


En el escenario de que todo quede aprobado, La Polar solicitará a la Superintendencia de Valores y Seguros que apruebe la emisión de acciones para el aumento de capital y el bono convertible. Esto -estima el mercado- tardaría unos dos meses. Ahí vendría el periodo de opción preferente para los accionistas actuales de La Polar que quisieran acudir el aumento, que tarda 30 días. Por tanto, todo el proceso de renegociación podría tardar entre tres y cuatro meses en implementarse.

Sólo se produciría un retraso en caso de que en la junta de tenedores de bonos se cambie en algo la propuesta previamente aprobada por la junta de accionistas. En dicho caso, habría que volver a citar a junta de accionistas, para que den el visto bueno a los cambios. Ahí, se repite el proceso: junta de bonistas y luego de acreedores. En todo caso, esto no debería tardar más de 15 días a lo ya estimado.

Desde entonces, los acreedores tendrán la posibilidad de cambiar su actual bono por otro convertible en acciones, para que sea usado cuando deseen, con respaldo en la emisión que se pretende realizar.

En caso de que algún accionista decidiera acudir al aumento de capital, la compañía contaría con efectivo para prepagar algo de las acreencias, dicen entendidos.

 

Imagen foto_00000002

 

LA RUTA DE LA NEGOCIACIÓN

Salida de Colombia A fines de febrero La Polar decide salir de Colombia, pues no tenía los resultados esperados.

Modificar el convenio El 10 de abril el directorio decide dar inicio a un proceso de modificación del convenio judicial preventivo.

Reuniones con bonistas y acreedores A mediados de abril y luego de mayo, La Polar se reúne con sus bonistas y acreedores, respectivamente.

Sale Lecaros El pasado 2 de junio, el directorio anunció la salida de Patricio Lecaros, gerente general del retailer, quien permanecerá hasta que se encuentre su reemplazante.

Las juntas Los próximos 1, 2 y 4 de julio se realizarán las juntas que deberán aprobar el aumento de capital y cambio del convenio.

 
DECRETAN MEDIDA PRECAUTORIA CONTRA FITCH CHILE
 
En el marco del juicio que se iniciara por la demanda de La Polar en contra de la clasificadora de riesgos Fitch Chile, el Noveno Juzgado Civil de Santiago, acogiendo la solicitud presentada por el retailer, ordenó el cuatro de junio la retención de dineros contenidos en la cuenta corriente de la clasificadora. La demanda de Empresas La Polar fue presentada en agosto del año 2011 y tiene por objeto que Fitch Chile sea condenada a restituir todas las sumas que percibió de La Polar por los servicios de clasificación que prestó (monto que el Tribunal ha ordenado precautoriar), además de indemnizar todos los perjuicios patrimoniales y morales que la empresa sufrió como consecuencia del que considera deficiente desempeño de la clasificadora, incluyendo pérdida de ventas y valor de marca. La Polar había solicitado que se retuviera un monto de $ 500 millones, aunque el tribunal sólo ordenó retener $ 51 millones por concepto de pagos de servicios. Esta acción se suma a las demandas ya presentadas por la empresa en contra de la otra clasificadora de riesgos que prestó servicios a La Polar durante la pasada administración (Feller Rate), y en contra la ex auditora externa, PricewaterhouseCoopers.
 
FUENTE:
Diario Financiero