En su sentencia, el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia acredita el rol de CMPC como articulador del cartel, sin embargo, detalla que no hubo coacción hacia SCA, sino “presiones” propias de un proceso de estas características. Ordena que adopte un programa de cumplimiento en un plazo de cinco años.

Las claves del fallo del TDLC por caso Tissue

Después de dos años desde que la FNE presentara un requerimiento contra CMPC y SCA Chile (ex Pisa, hoy llamada Essity), por haberse coludido durante una década en el mercado de papel tissue, este viernes el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) emitió su sentencia, dando la razón a la FNE.

El TDLC determinó que ambas empresas se coludieron, que no hubo coacción de parte de CMPC hacia SCA y sancionó con US$ 18 millones a la firma que lideró en ese entonces Gabriel Ruiz-Tagle. Además, liberó de la multa a la empresa de la familia Matte, aceptando su rol delator, como había solicitado la propia CMPC cuando se acogió a la delación compensada.

El rol de CMPC

En el documento, el TDLC es enfático y señala que “la ponderación de la prueba acompañada al proceso permite dar por acreditado (…) que el acuerdo habría sido organizado por CMPC, pero los hechos no configuran coacción por parte de esa empresa”, señala el organismo liderado por Enrique Vergara.

Más adelante, el texto añade que “la evidencia indica mayoritariamente que el organizador del acuerdo fue principalmente CMPC”. Esto, porque la información adquirida en el proceso, iniciado en enero de 2016, señala que las planillas utilizadas para el monitoreo e implementación del acuerdo fueron elaboradas o modificadas por CMPC.

Además, explica que, por otra parte, la prueba relativa a otros aspectos organizativos proviene solo de ejecutivos de SCA o apunta a que la organización fue compartida entre ambas requeridas.

 

El ingreso de D&S

El TDLC hace un análisis también sobre el impacto que tuvo en el mercado del tissue el arribo de la entonces D&S (hoy Walmart,) y su producto de marca propia “Acuenta”, el año 2000, hecho que produjo una “guerra de precios” en el mercado y que motivó el inicio de las reuniones entre CMPC y SCA, según explicaron las empresas involucradas.

Dentro de los argumentos se desprende que la figura de colusión no era la única alternativa para terminar con esa guerra. “Por ejemplo, Pisa pudo haber subido el precio al cual le vendía a D&S, presionándola a subir sus precios a público”.

Añade, asimismo, que CMPC, al subir sus precios, “pudo dar la posibilidad a D&S de crecer aún más en el mercado, lo que Pisa podía evitar no aumentando sus ventas a dicha cadena y, de este modo, presionándola a subir sus precios”.

Y, por último, destaca el TDLC que las empresas coludidas “pudieron asegurar el fin de la guerra de precios a través de acuerdos comerciales celebrados con D&S”.

En su análisis de la llamada guerra de precios, el TDLC dice que fue entre CMPC y D&S y que Pisa no participó en ella. Añade que, por una parte, la aludida guerra afectó a todos los participantes del mercado “y, por lo mismo, todos tenían incentivos para intentar ponerle término, a fin de no disminuir sus márgenes de ganancia”.

 

No hubo coacción

El fallo del tribunal entrega varios argumentos para demostrar que no hubo coacción. Por ello, concluye que “las presiones que habría ejercido CMPC a SCA son naturales en conductas colusorias. En efecto, los acuerdos colusivos se distinguen por contar con sistemas de implementación, monitoreo y sanciones a quien se desvía del mismo”.

En este contexto, añaden que al momento de analizar las declaraciones de los ejecutivos de ambas empresas, “es posible advertir que la mayoría de ellas se refieren a las órdenes que recibían ejecutivos de SCA para respetar el acuerdo, lo que da cuenta del monitoreo propio que se presenta en estas situaciones, y que las amenazas de sacarlos del mercado son las típicas amenazas de sanciones que se puedan adoptar en el seno de estos acuerdos”.

A todo lo anterior se suman las preocupaciones por un descalabro financiero el año 2005, que estaban condicionadas por la delicada situación financiera de SCA producto de la inversión en nuevas maquinarias.

Además, algunos de los actos de coacción alegados son de naturaleza competitiva o propia de un cartel, como los contratos de exclusividad, los acuerdos por espacio en góndolas y la activación de promociones.

 

Cambios de estatutos

Además, el tribunal ordenó a ambas empresas condenadas a implementar un programa de cumplimiento en materia de libre competencia, el que contempla, entre otras obligaciones, la creación de un comité de directores que deberá nombrar al encargado de cumplimiento.

A su vez, deberán entregar, dentro de 90 días hábiles, una copia con cambios de estatutos a los directores, gerentes, subgerentes y, en general, a los ejecutivos o empleados con alta responsabilidad ejecutiva, de administración y de toma de decisiones en materia comercial (ventas, definición de políticas de precios, formulación de cotizaciones en procesos de licitación o cotización u otra equivalente).

También deberán proveer anualmente una capacitación comprensiva en materia de libre competencia; llevar a cabo al menos dos auditorías durante cinco años contados desde que la sentencia se encuentre ejecutoriada; proveer anualmente un reporte escrito a la FNE que dé cuenta de la ejecución del programa de cumplimiento. El reporte deberá ser enviado durante los cinco años siguientes a la fecha de la sentencia. También deberán mantener una línea de denuncia anónima que permita a cualquier empleado revelar directamente ante el oficial de cumplimiento eventuales infracciones a las normas de defensa de la libre competencia.

Fuente: Resultado de imagen para latercera

 

Un tema siempre presente es el comportamiento del mercado legal en cuanto a las políticas de inclusión de las diversas minorías. Una columnista se hace preguntas, increpa y evalúa las cifras de las oficinas estadounidenses, mientras un estudio realizado en Australia entrega los resultados de una encuesta elaborada con las respuestas de los propios abogados.

 

Nicola Z.

Ya es diciembre, quedan pocos días para que se acabe el año y con eso llegan también las evaluaciones, rankings y deseos para que el nuevo ciclo sea mejor. Con el recorrido final del calendario a la vuelta de la esquina, diversos medios especializados se han preguntado por el estado de la diversidad e inclusión en las oficinas legales de sus respectivos países.

¿Cómo se han movido estos índices? Hay de todo. Por ejemplo, Renwei Chung interpela directamente a los abogados, en un artículo publicado por Above the Law, esbozando las siguientes preguntas: “¿Qué ha hecho tu organización? ¿Fuiste capaz de mejorar tus estadísticas de diversidad? ¿O este año trajo más de la misma vieja cultura, estrategia y status quo?”.

Sin embargo, sus interrogantes no terminan ahí, ya que la columnista luego agrega: ¿Está tu firma creando una propuesta de valor clara para tener una cultura diversa e inclusiva, así como estableciendo objetivos que equilibren la complejidad con la cohesión? ¿Te tomarás el tiempo para definir la estrategia de tus iniciativas sobre diversidad? ¿Lanzarás uno o dos proyectos emblemáticos altamente visibles a principios de año y los monitorearás rigurosamente?

Las apuestas para sus preguntas son poco positivas, considerando que desde 2000 —dice— en la profesión legal las minorías han aumentado con suerte un 1% y que la diversidad en la profesión está estancada desde la Gran Recesión. A sus ojos, las expectativas son bajas.

Además, entrega más cifras: si en 2009 el número de abogados negros o afroamericanos en el cargo de socios era de 1,71%, en la actualidad la cifra solo ha aumentado a 1,81%. Lo mismo con aquellas de ascendencia asiática e hispánica, que representan el 3,13% y 2,31%, respectivamente.

El tokenismo

Difícil traducirlo al español con una sola palabra, por lo que diremos que tokenismo (tokenism en inglés) es la práctica de hacer sólo un esfuerzo simbólico de incluir a miembros de sectores minoritarios, cualquiera sea este, para dar la apariencia de equidad. Esto se da especialmente mediante el reclutamiento en el lugar de trabajo de un pequeño número de personas que pertenecen a alguno de estos grupos, para de esta forma esquivar posibles acusaciones de discriminación.

Hace unas semanas se realizó en Sidney un evento llamado “Beyond Tokenism”, con la intención de sacar algunas conclusiones al respecto. Allí, además, se presentaron los resultados de una encuesta elaborada por la publicación australiana Lawyers Weekly, en conjunto con Thomson Reuters, acerca de la percepción de la población LGBTQI en el mercado jurídico de ese país. ¿Algunos hallazgos? Se observa una profesión que ha hecho “grandes avances” respecto a la diversidad e inclusión de esta comunidad, pero que en muchas áreas “todavía tiene un largo camino por recorrer”.

La encuesta fue realizada en octubre y participaron 653 personas. La mayoría eran abogados de estudios jurídicos, aunque también hubo respuestas de consejeros in house, litigantes (barristers) y abogados del gobierno. De ellos, el 23% se identificó como LGBTQI, el 49 % eran mujeres, el 47% eran hombres y un 4% no especificó ningún género.

Entre sus apreciaciones llama la atención, por ejemplo, que aunque la mayoría se refiere en términos positivos a las políticas de inclusión de sus firmas, no ocurre lo mismo respecto a la profesión legal en general. Junto con esto, es relevante el hecho de que mientras más de la mitad de los consultados cree que su organización está haciendo suficiente para promover la inclusión, dos tercios creen que la profesión en general debería hacer más, con menos del 50% de los encuestados asegurando que la aproximación de la comunidad legal respecto a estas temáticas debe ir más allá del mero panfleto, es decir, del tokenismo.

Los encargados del estudio, sin embargo, ponen el acento en lo relevante que es la experiencia personal en la percepción de estas temáticas. Aquello se refleja en el tipo de respuestas que entregan quienes se identifican como LGBTQI de quienes no lo hacen, lo que, dicen, opera como otra barrera más al momento de entender la discriminación.

Aquello se refleja también en números claros: si el 21% de quienes se identifican como parte de esta comunidad dicen que la discriminación o los comportamientos ofensivos son comunes y el 43% reconoce que es algo que ocurre algunas veces, el 63% de quienes no se definen como tales aseguran que es algo muy extraño o que derechamente nunca lo han presenciado. Un asunto de percepciones.

“Esto demuestra que hay espacios de mejora. Necesitamos usar el lente de un grupo minoritario para verdaderamente evaluar si nuestros lugares de trabajo van más allá del ‘panfleto’ en lo que se refiere a la diversidad”, explica en la misma publicación Jackie Rhodes, managing director de Thomson Reuters para Australia y Nueva Zelanda.

A esto se suman más ejemplos. Así, Chung cuenta que en diciembre pasado (2016) un grupo de abogados y firmas de Nueva York realizaron una “promesa” de año nuevo comprometiéndose a mejorar tanto sus propias culturas como la de las organizaciones.

¿Fueron capaces de mantenerla, hicieron los cambios y están funcionando? Si no fue así, ¿piensan hacerlos, por qué se han demorado? Y una pregunta quizás más profunda que cualquier iniciativa: ¿sabes si las políticas de diversidad de tu firma están efectivamente ayudando o perjudicando a quienes deben beneficiar?

Fuente: 

El Ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, e integrantes del grupo parlamentario concordaron en que será el próximo Gobierno quien defina qué se hará con el proyecto de ley.

 

depresión

 

La Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados reanudó el análisis del proyecto de ley que reforma el sistema de pensiones, creando un nuevo Ahorro Colectivo, aumentando la cobertura del sistema de pensiones y fortaleciendo el Pilar Solidario (boletín 11.372).
La sesión contó con la presencia del Ministro de Hacienda, Nicolás Eyzaguirre, y de la titular de Trabajo, Alejandra Krauss, quienes expresaron sus impresiones sobre el futuro de esta reforma.


Cabe señalar que el texto legal propone, entre otros puntos, la creación de un sistema de ahorro colectivo y subir en un 5% las cotizaciones de cada trabajador.
Así, mientras el Ejecutivo propone que las empresas paguen el 5% de las cotizaciones y que estas vayan en parte al empleado y en parte a un sistema de reparto colectivo, sumado a la creación de una entidad estatal para administrar los fondos, la propuesta del recientemente electo presidente, Sebastián Piñera, plantea una cotización del 4%, que vaya íntegramente al trabajador y que administren las AFP, entre otras diferencias.


El Secretario de Estado señaló que “no hay condiciones para afirmar que, con alguna probabilidad, esto podría estar despachado hacia el final del Gobierno”, sin embargo, dejó de manifiesto la disposición “a seguir conversando”.


Por su parte, la Ministra del Trabajo sostuvo que “estimamos que es importante seguir con el compromiso que hemos asumido en la discusión y en la búsqueda de los acuerdos pertinentes en el Parlamento y esperamos que, de aquí al 11 de marzo, logremos los mayores avances en esta materia”.


Por otra parte, el diputado Melero concordó con el Ministro Eyzaguirre en que no será posible aprobar este proyecto antes de que finalice el mandato de la actual administración, aunque considera que “ha habido un debate de altura, en donde se han confrontado posiciones y los chilenos también las han expresado.
"Hay varios consensos que se han ido alcanzando y, lo más importante, es que la reforma previsional está en el Congreso”, agregó.

Fuente:  Resultado de imagen para diario constitucional

Hace menos de cuatro meses, dos jóvenes la crearon con el objetivo de entender mejor las divisas digitales y acercarlas a la gente común y corriente.

Slide

 

SANTIAGO.- Diez días quedan para que se acabe el 2017 y, probablemente, el Bitcoin y las criptomonedas se han posicionado como el mayor fenómeno financiero-digital del año. Una "revolución" de la que dos chilenos quisieron ser parte y crearon la que es actualmente la única divisa electrónica nacional: Chaucha.

Partió como un experimento para aprender más sobre las criptomonedas y así poder acercarlas a la gente común y corriente. De hecho, su mismo nombre busca que los chilenos se sientan identificados con ella y no la vean como algo tan extraño, cosa que, según sus creadores, "ha funcionado mejor de lo esperado".

Se estrenó oficialmente el 11 de agosto, después de que César Vásquez y Camilo Castro se inspiraran en el código de otra moneda digital: el Litecoin. ¿La razón? "Nos basamos en ella porque permite una mayor cantidad de transacciones que el Bitcoin y, por ende, la hace una moneda más viable para usarse en transacciones comerciales, en pagos comunes y corrientes", explicó a Emol el co-fundador de Chaucha, Camilo Castro (28).

En ese sentido, el ingeniero en software de la Universidad de Viña del Mar, señaló que la divisa digital chilena puede ser usada para guardar valor y hacer trading (invertir), pero que el propósito por el que fue hecha es para, simplemente, poder comprar y vender con ella bienes y servicios.

De hecho, su fundador, César Vásquez (27), ingeniero electrónico de la PUC de Valparaíso, recalcó que "la gente hoy está comprando criptos y las deja ahí en la página sin hacer nada, después sube el precio y la venden, terminan usándola como una acción (...) esa no es la idea de las criptomonedas, la idea es usarlas, esa es su razón de ser". Si uno adquiere Chauchas, después las puede usar como medio de pago en varios comercios, sin mencionar el mismo uso que se le da entre particulares, los que simplemente venden algo, le ponen un precio en Chaucha.

Es más, en Facebook ya existen grupos de Compra-Venta que aceptan criptomonedas como forma de cancelación del producto y en los teléfonos Android se puede descargar una billetera electrónica exclusiva para la moneda chilena: la Chaucha QWallet.

¿Cómo y dónde comprar Chauchas? Actualmente, Chaucha se puede comprar con pesos chilenos -por medio de una transferencia- sólo a través de la plataforma web de Orionx.io, donde comenzó a ofrecerse el 6 de diciembre pasado. "La primera transacción que hicimos fue a una Chaucha por $20 y ahora está en un valor estable cercano a los $450, sin mencionar que después de incluirla en la plataforma llegó a tocar un máximo de casi $1.000 la unidad, es decir un aumento de 4.000%", indicó Nicolás López, director de Orionx.

"Desde ese día la gente empezó a comprarla muchísimo y es que simplemente por el nombre del proyecto la gente ya lo siente más cercano. Algunos la compran sin saber nada de criptomonedas, pero como es chileno, le tienen fe", afirmó quien dirige la plataforma en donde están guardadas el 30% de las 1.481.000 Chauchas existentes.

Según información de Orionx, la actual capitalización de mercado de la moneda digital chilena alcanza los $666 millones y, desde el 6 de diciembre, se han transado a través del sitio web un total de $457 millones. Sin mencionar que en un sólo día, una vez transaron $81 millones en Chauchas.

Sin embargo, López recalcó que, al igual que las criptomonedas, la chilena es muy volátil. "Estuvo a $40, después a $700, luego bajó a $280 y tocó hasta los $900", recordó, pero afirmó que en las últimas dos semanas ha estado "sorprendentemente súper estable considerando el alto movimiento que posee". Las proyecciones de crecimiento A pesar de su volatilidad, la criptomoneda chilena pareciera no seguir los movimientos de las líderes del mercado como lo son Bitcoin y Ethereum. "Como la gente lo ve como algo sólo chileno, no cae en el juego de especulación de las otras divisas digitales y su comportamiento, entonces no afectan casi nada en el valor de Chaucha", explicaron sus fundadores y el director de Orionx.

En ese sentido, reiteraron que el objetivo es que la gente la ocupe para hacer transacciones, es por ello que "creemos que seguirá subiendo en su valor en la medida que se vaya expandiendo en más comercios y usos".

"Nosotros ya estamos trabajando con varias personas para que pueda usarse como medio de pago en cada vez más lugares ya que el objetivo es que termine usándose como un peso o un dólar pero con la transparencia que involucra el sistema blokchain, donde se sabe todo el camino que hizo el dinero digital y no hay intermediarios entre los usuarios", explicó Vásquez.

Fuentes: Resultado de imagen para emol

Revisa aquí el listado preparado por Emol que suma más de 40 locales o empresas, desde Antofagasta a Puerto Natales, en donde ya puedes pagar con monedas digitales.

 

SANTIAGO.- Si hace seis meses las criptomonedas eran algo más bien desconocido para la gran mayoría de las personas, hoy parecen estar tomando un importante lugar, al menos, en la economía y el mundo digital. 


Bitcoin, Ether, Litecoin, Ripple, IOTA son sólo algunas de las divisas digitales que hoy acaparan la atención y así también han visto aumentar sus precios y capitalizaciones de mercado de manera tan explosiva que muchos advierten que podría tratarse de una burbuja financiera. 

Sin embargo, y de la mano con su creciente expansión, ya son miles las tiendas y negocios a nivel mundial que aceptan criptodivisas como medios de pago, principal motivo por el que fueron creadas. De esta forma, también en Chile ya hay alrededor de 40 locales que permiten comprar con criptos. 

Recuerda a continuación cómo funcionan los Bitcoins (ver infografía al final), líderes indiscutidos del mercado, y descubre qué lugares en Chile, desde Antofagasta a Puerto Natales, ya usan esta forma de pago.

Ver en la siguiente fuente:

Resultado de imagen para emol