Julio Ponce se da seis meses para concretar venta de control de SQM

La sociedad cascada Oro Blanco informó ayer que inició un proceso para recibir ofertas por el 88,6% que tiene en Pampa Calichera.

Cabalgando en el Club de Polo. En eso estaba Julio Ponce la mañana de ayer, cuando Oro Blanco, una de las sociedades cascada mediante las cuales controla SQM, informó el inicio de un proceso para recibir ofertas por su participación en Pampa Calichera.

El reporte de Oro Blanco a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) es el segundo paso de un proceso, que según varios en el mercado financiero, llevará a Ponce a ceder el control de SQM. Ese proceso inició el 12 de noviembre pasado, cuando Oro Blanco contrató a Itaú para analizar opciones estratégicas en torno a Pampa Calichera. Ayer, esas opciones tomaron la forma de una posible venta de su participación en la sociedad cascada más cercana a SQM.

“(Se) acordó llevar a cabo un proceso formal, competitivo y privado, al cual se invite a participar a potenciales interesados (…) con el objeto de que dichos interesados formulen ofertas a la sociedad para adquirir la totalidad de la participación accionaria de la sociedad Pampa Calichera”, dijo ayer Ricardo Moreno, gerente general de Oro Blanco, en su nota a la SVS.

Actualmente, Oro Blanco es titular del 88,6% de Pampa Calichera, mientras que esta última posee el 19,6% de la propiedad de SQM. Ambas sociedades respondieron al alza ayer en la Bolsa de Comercio de Santiago (BCS), subiendo 7,2% y 2,8%, respectivamente.

Oro Blanco, aclaró Moreno, está abierta a “otros terceros interesados” y se estima que todo el proceso dure unos seis meses. Además, agregó que Itaú recomendó al directorio de Oro Blanco invitar a Potasios, otra sociedad cascada relacionada, a que se adhiera al proceso. Esa sociedad tiene actualmente el 10% de Pampa Calichera y otro 6,9% directamente en SQM.

Los interesados

La propiedad de SQM ha estado permanentemente en debate en los últimos 30 años. La empresa fue privatizada en la década del 80 y a ella entraron trabajadores, bajo la modalidad del capitalismo popular; y también inversionistas extranjeros, mediante el capítulo XIX del Banco Central (BC), que permitía convertir pagarés de deuda en acciones.

Fue precisamente este último mecanismo el que, en 1987, ocupó la japonesa Kowa para hacerse del 2,3% de la minera no metálica. Ese porcentaje no lo movió más, aunque varias fuentes consultadas apuntan a este grupo, que tiene un pacto de accionistas con Ponce para controlar SQM desde 2006, como uno de los probables interesados en Pampa Calichera.

Pero Kowa, pese a ser el broker de los productos de  SQM en Asia, no es una firma que tenga la producción de fertilizantes en el corazón de su negocio. Al contrario, se especializa en las áreas de salud y textil, entre otras.

Potash Corporation of Saskatchewan (PCS), en cambio, aparece como el candidato natural, pues se dedica al mismo negocio que SQM y ya ha pujado antes por su control.

La canadiense es propietaria actualmente del 32% de SQM. Pero ese mismo porcentaje podría ser un escollo insoslayable para concretar una compra de Pampa Calichera, pues los estatutos de la minera establecen que nadie puede tener más de 32% de la propiedad.

Últimos Trabajos Publicados
Noticias
Novedades de Extensión